Juan fue delegado sindical en la empresa Atlántica de Handling, donde participó en el Comité de Seguridad y Salud. Allí denunció en repetidas ocasiones el excesivo peso que se hacía cargar a los trabajadores por negarse la empresa a realizar nuevas contrataciones. Juan conocía el problema de primera mano: tras un accidente laboral, sufría dos hernias discales lumbares que le impiden cargar más de 10 kg. de peso.

Tras concluir su período de protección como delegado sindical, la empresa le comienza a citar para reconocimientos médicos a los servicios médicos de la empresa, llevados por Insegu Medical Canarias. Aunque no estaba obligado a asistir a esos reconocimientos, porque no estaba de baja médica, Juan acude.

Tras un reconocimiento donde no se examinan sus hernias ni se le pide documentación, se le entrega un informe médico que le declara apto, y tiene que cargar pesos superiores. Ante sus reiteradas quejas, se le vuelve a realizar otro reconocimiento, que certifica esta vez que no puede manipular más de 15 kg. de peso. Pero mientras tanto ya tiene una tercera hernia, reconocida por un médico externo a la empresa. La empresa procede entonces a comunicarle el despido objetivo, porque según ella no tiene puestos de trabajo que no precisen manipular cargas superiores a 15 kgs -a pesar de que tales puestos vienen recogidos en el convenio colectivo-.

Adjuntamos la denuncia que Juan ha presentado ante Inspección de Trabajo.