Comíamos sentados sobre los sacos llenos de amianto.
Entrevista realizada por Isidoro Pérez, colaborador de ABP


Entrevista realizada por Isidro Pérez al presidente, al secretario y a la abogada de la asociación AVIDA. Sevilla, Noviembre 2014.
By LukaszKatlewa - Own work, CC BY 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=37254523
By LukaszKatlewa – Own work, CC BY 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=37254523

LA Asociación de victimas del amianto (AVIDA) fue constituida en el año 2001 por antiguos trabajadores de la factoría de URALITA S.A. ubicada en Dos Hermanas (Sevilla). Todos ellos padecen patologías de diverso grado derivados del efecto del amianto (asbesto), y otros han fallecido, estando representados en esta asociación por los familiares más próximos. Actualmente existe proceso jurídico interpuesto por AVIDA en contra de URALITA S.A. en defensa de los intereses de sus asociados. En la entrevista realizada el pasado mes de marzo al presidente y al secretario de dicha asociación, así como a su abogada María José González, hemos conocido el importante cometido de esta asociación y el gran esfuerzo realizado por sus componentes en pro de los numerosos trabajadores de Uralita afectados por la asbestosis, generada por la manipulación del amianto. Los dos responsables de AVIDA que nos hablan trabajaron en URALITA S.A. durante muchos años, habiendo ejercido uno de ellos como representante sindical, por lo que conocen perfectamente el funcionamiento, la normativa y la organización de dicha fábrica.

Dicha empresa mantuvo activa durante varias décadas una factoría en el municipio sevillano de  Dos Hermanas con un elevado número de trabajadores y trabajadoras de la zona, que desconocían la peligrosidad de la manipulación del amianto, con el que convivían a diario, dado que la empresa no les previno sobre ello, por lo que en las primeras épocas no se tomaba ninguna medida protectora. Nos comentan “Se barría el almacén sin mascarilla, tan solo se ponían el pañuelo húmedo”, … “no teníamos ropa de trabajo y la nuestra se lavaba en casa”, …  “una de las labores de las mujeres consistía en coser los sacos del amianto una vez vacíos”. A partir del año 1977 empezaron a conocerse los primeros casos de enfermedad de los trabajadores de la factoría sevillana, aunque los casos que iban surgiendo en aquél entonces eran diagnosticados como patologías de origen común y no como patologías de origen laboral.  Fue a partir de entonces cuando se cursaron las primeras denuncias ante la Inspección de Trabajo. La empresa a partir del año 1980 tomó algunas medidas, como las mascarillas, pero sin informarles sobre la peligrosidad del amianto, que venía embalado en sacos de yuste.

Sin embargo, hasta el año 1989 no existió ningún tipo de control, a pesar de las numerosas denuncias presentadas ante la Inspección de Trabajo. Los dirigentes de AVIDA nos dicen que “al principio no había ni comedor y los trabajadores comíamos sentados sobre los sacos llenos de amianto, incluso algunos, después de comer, se tumbaban un rato encima de los sacos. Nadie nos había informado de la peligrosidad del amianto”. Hasta el año 1996 no surgió una normativa amplia que regulara esta materia. A partir del Decreto 3/96 la ropa de trabajo la empresa se la entregaba únicamente a los trabajadores que consideraba especialmente expuestos, aunque todos los que estaban en la empresa sufrían de una manera u otra la exposición al amianto. Consecuentemente la empresa paralizó su actividad alrededor de un año para su remodelación, realizando costosas remodelaciones, pero, aún así, resultaba evidente que las medidas de seguridad eran insuficientes. Era notorio y conocido en la zona el hecho del gran número de casos de bronquitis en el radio de Dos Hermanas, muy superior al de otras zonas, pero los médicos hablaban de silicosis en lugar de asbestosis.  Ante las continuas reclamaciones de los trabajadores y trabajadoras de Uralita, el  Instituto Minero de Madrid realizó diversos estudios detectando que de cada cinco casos analizados, cuatro resultaban positivos, o sea, afectados por el amianto.

Los servicios médicos que atienden a los trabajadores de Uralita y especialmente los médicos de empresa no manifestaban expresamente la enfermedad que padecían, por lo que muchos  trabajadores, ya afectados, con lesiones pulmonares seguían trabajando en la fábrica. Los representantes sindicales hacían frecuentes propuestas a la empresa, que resultaban infructuosas, pues dicen los entrevistados que “les compensaba una multa más que el cumplimiento de la normativa”. El médico de empresa trataba inicialmente las patologías como una enfermedad común (bronquitis y asma), sin relación alguna con la actividad laboral. La empresa no se preocupaba de que los empleados realizaran las pruebas clínicas anuales exigidas. Sin embargo, las patologías más graves eran tramitadas a través de un centro externo, cuyo diagnóstico difería notablemente del indicado por el médico de empresa. La opinión de los responsables de AVIDA es que el médico de empresa se ajustaba a los criterios marcados por Uralita: “Las fichas clínicas de los trabajadores venían hechas de Madrid y el médico de empresa se limitaba a firmar”… “Las mediciones ambientales de nivel de amianto no eran verdaderas”.  A veces, antes de llevar a cabo dichas mediciones, algunos empleados incorporaban una buena cantidad de amianto en las zonas analizadas, sin embargo, “los resultados siempre daban lo mismo a pesar de las manipulaciones realizadas intencionadamente”.

Los responsables de AVIDA resaltan las continuas divergencias con las actuaciones de la Inspección de Trabajo, y nos dicen que dicho organismo “alegaba que no habían levantado ningún acta en la fábrica, cuando nosotros teníamos constancia de varias… Da la sensación de que existía cierta connivencia con la empresa, pues los encargados daban órdenes de limpiar el día antes de que se recibiera la visita de los inspectores”. No entienden como no se les informó desde el principio de las características nocivas del amianto que manejaban cotidianamente sin ninguna protección, lo que ha generado tantos enfermos de asbestosis, enfermedad producida por el amianto o asbesto, de carácter progresivo y degenerativo, pero con una sintomatología que se manifiesta lentamente, apareciendo en ocasiones después de la jubilación. Comentan que la asbestosis está reconocida como una enfermedad profesional, sin embargo se cuestiona la incapacidad laboral, no existiendo un registro médico fiable de los fallecimientos por asbestosis, ya que, habitualmente, cuando el paciente está muy grave, en el hospital te dicen que lo lleves a casa y posteriormente en el parte de defunción indican muerte por parada cardio-respiratoria, por lo que no queda contabilizada a efectos estadísticos dentro de los fallecidos por asbestosisNo obstante, ellos piensan que sería fácil tener un control sobre esta enfermedad, pues existe una asociación de las empresas, a nivel nacional, que utilizan el amianto llamada HERRERA con 641 empresas afiliadas. Los responsables de AVIDA nos dicen que son más de 800 los enfermos por asbestosis en nuestro país, y muchos los fallecidos aunque no aparezcan en ningún registro oficial, pero nadie de la Administración habla de las defunciones producidas por esta enfermedad, ya que no existe ningún certificado de defunción por asbestosis. “Si no fuera por las asociaciones como la nuestra, nadie hablaría del problema del amianto, a pesar de su peligrosidad conocida por las autoridades”. Reconocen que es cierto que se incorporaron mejoras en la fábrica de Uralita, pero que dichas medidas fueron tardías porque el daño estaba hecho … “Costaba sangre y fuego y continuas discusiones conseguir algo”.

Las continuas reclamaciones judiciales promovidas por la abogada de AVIDA Dª María José González, ha desembocado en diversos juicios colectivos (Julio 2013), habiéndose conseguido inicialmente las primeras demandas por incapacidad laboral del 33%, teniendo que pelear cada caso de forma particular; pero muchos afectados han quedado fuera de la demanda colectiva por considerarlos prescritos, al haber transcurrido más de un año desde el fallecimiento del trabajador o trabajadora. Los responsables de AVIDA acaban diciendo que “Uralita va a minar la moral de los demandantes… Nos queda un largo camino y mucho trabajo”.

Indicamos seguidamente enlaces de páginas web que recogen información de algunas cuestiones relacionadas con el tema denunciado:

1.    Información sobre la enfermedad conocida con el nombre de asbestosis

http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs343/es/

2.    Enlace relativo al Protocolo de Vigilancia Sanitaria Específica del Amianto, aprobado el 21 de noviembre de 2012.

http://www.msssi.gob.es/ciudadanos/saludAmbLaboral/docs/ProtoVigiAmianto1.pdf

3.    Enlace del Real Decreto 396/2006, de 31 de marzo, por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud aplicables a los trabajos con riesgo de exposición al amianto.

www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2006-6474

Puedes encontrar más en este resultado de búsqueda en nuestra web:

Resultados de búsqueda por “amianto”

Print Friendly, PDF & Email
Anterior La Audiencia Nacional declara nulo el despido de 672 empleados de Atento
Siguiente Electrónica Cerler deberá readmitir por segunda vez a un mismo trabajador.

Comentarios

Sé el primero en comentar

Normas de participación:

En abusospatronales.es no nos hacemos responsables de los contenidos de los comentarios. El usuario es responsable de la totalidad de las manifestaciones en Internet igual que en cualquier otro lugar. Los comentarios no tienen por qué corresponderse necesariamente con nuestra opinión. Los comentarios serán moderados y necesitaran la aprobación del equipo. Nos reservamos el derecho de suprimir referencias a personas concretas, insultos o amenazas, así como el derecho a no aceptar determinados comentarios -o parte de ellos- por el incumplimiento de las normas que exponemos a continuación. Lee las normas aquí. Lee también Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

.
Notificarme vía email si hay
avatar