“Fui enlace sindical durante dos años sin saberlo”: Hotel Luna de Granada, un banquete de abusos patronales. (Parte 2).
Entrevista realizada por Pilar Carvajal Soria, miembro de ABP


Entrevista realizada por Pilar Carvajal Soria a un grupo de trabajadores despedidos por el Hotel Luna. Granada, enero de 2012

En esta segunda parte seguimos relatando los abusos patronales que han sido moneda corriente en el Hotel Luna de Granada: obligar a trabajar bajo amenaza de despido en los días de descanso, no pagar complementos de antigüedad o nocturnidad, jornadas de doce horas, coacciones contra los trabajadores que se dan de baja por enfermedad, no aplicación de las subidas salariales del convenio sectorial, contratación en categorías –y con salarios- inferiores a las efectivamente desempeñadas, coacciones para evitar que se asista a reuniones informativas de CCOO, despidos por asistir a esas reuniones, acoso a una trabajadora por estar embarazada y por pedir la reducción de jornada por maternidad, acosos por quejarse o por reivindicar derechos legales…

– “Al personal lo maltratan. A nivel de relación con los jefes y económicamente.
– Aparte de todo el daño que nos están haciendo, estamos muy dolidos también porque nosotros como trabajadores se nos ha exigido mucho, y hemos dado mucho. A mí me han obligado a ir a la empresa a hacer noches, o lo que haya habido que hacer, durante mi día de descanso. He tenido que romper mi día de descanso porque lo primero que te dicen es que estás en la calle como no vengas a hacer esto, no de esa manera exactamente pero de una manera bastante directa. Ha habido días que hemos tenido turnos de doce horas. En los apartamentos hemos estado… una sola persona para una recepción de 253 habitaciones, con una cola que llegaba a la puerta y decían que no hacía falta más personal. Hemos estado haciendo noches con las puertas abiertas –por decirte ya en qué condiciones- se rompió un mando y hemos estado tres meses con las puertas abiertas haciendo noches por un mando que costaba veinte euros. Les hemos dado muchísimo como trabajadores. Todo el mundo ha estado muchas horas, los camareros, un departamento de los que más, de irse un camarero a las cinco de la mañana, o más, y volver a su turno de mañana. Se nos ha exigido un montón y encima todo esto. Entonces ya estamos muy indignados. Esto ha sido una situación de todos los departamentos. Nunca se han escogido vacaciones,  en esta empresa no ha existido eso nunca, se te ha impuesto que te vayas de vacaciones en los días que ellos te han dicho. Si te dabas de baja eras malo para el resto de los compañeros, porque te has dado de baja porque te ha dado la gana, y es más, se nos ha criticado a compañeros en las reuniones personalmente diciéndonos que estaban muy decepcionados. Si un compañero se ha puesto malo: “por culpa de tu compañero estás haciendo el turno”. No han pagado nocturnidad, no han pagado antigüedad…”

Trabajar sin descanso

– “Te llaman en las vacaciones para ir a trabajar.
– Que dentro de dos horas entras de turno.
– A mí me han pillado por Málaga o cerca de Cádiz y me he tenido que volver para hacer algunos turnos.
– Subíamos mucho a san Gabriel los domingos a trabajar a la piscina, íbamos al Abén Humeya, de hecho se sigue haciendo, siguen mandando a los camareros a los demás hoteles cuando hacen falta. Los menean de un lado a otro, aunque estén de descanso o de vacaciones, o vas o vas, no hay más.
– En el sector de restauración, a los únicos que se les respetaba a un poquillo más en ese aspecto era al Hotel Luna, pero porque todos éramos muy antiguos y cuando nos decían que fuésemos a tal lado nosotros les decíamos que no íbamos ya.  Al único, porque en los demás hoteles sí siguen moviendo a la gente.”

– “Yo estaba en San Gabriel en cocina. En el descanso del mediodía tenía que estar fregando cocina, limpiando, o metiendo trapos en la lavadora. El día que no tenía ganas de trabajar en mi hora de descanso porque no me encontraba bien, me salía fuera, me sentaba en un banco y me llamaron la atención, me dijeron que no, que para estar parada que trabajara. Y no me daban la ropa, me achicharré con los desengrasantes y ni me dieron baja.”

-“Hay turnos seguidos de noche, tarde, mañana, que si tú has salido de noche y tienes que incorporarte de tarde y tienes 200 entradas, no importa.
– Entrar de siete de la mañana a tres de la tarde y te tenias que quedar hasta las siete de la tarde para cuando entraran los grupos, pero es que si estabas de tarde tenías que venir a las siete de la mañana y te ibas alas nueve o a las diez de la mañana y luego volver a hacer tu turno de tarde de tres de la tarde a once de la noche.
– Y si estabas de noche quedarte un par de horas por las mañanas.
– Yo, cuando entré en la empresa, hubo un lío en recepción y entré que no sabía los turnosy me tuvieron nueve meses y medio de noches solamente, con un día de descanso que tenemos a la semana.”

Robando salarios

-“Nos han congelado el sueldo, nos hemos tirado casi tres años con el sueldo congelado.
– Más, más.
– Nunca se ha cobrado lo que marcaba el convenio, nunca. Siempre que se firmaba por parte de la Federación de Empresas de Hostelería –la patronal- y los sindicatos, nunca ellos lo han subido. En todo caso, cuando han aplicado la subida lo han hecho al año siguiente.
– Creo que pagaron el primer atraso en el 2009, fue el primero y en 2010 ya dejaron de pagarlo.
– No estoy seguro, pero seguramente habrá sido por alguna sentencia como la que hay ahora, que tenían que pagarnos toda la antigüedad y todas estas historias.
– Hay compañeros que han ganado casos, que los han denunciado y que están con sentencias firmes de todo lo que estamos hablando.
– Tienen infinidad de denuncias, como ha habido tanto despido improcedente. Lo que pasa es que no llega a haber sentencias porque a ellos les sale más barato llegar a un acuerdo con el trabajador, pagarles lo que sea y punto.
– Yo lo que sé es que con la reclamación que se ha hecho salarial, yo cobraba 1.000 euros y yo tenía que estar cobrando 1.200, eso en 2010, y en 2011 1.235, tenía que cobrar 200 euros más.
–  Y yo 178 euros más.
– ¿Os faltaba a todos?
– A todos, a todos, todos.
– Nada más que con lo que no nos han subido, los atrasos que no nos han pagado desde hace más de tres años, con eso ya hay una diferencia. Además, la categoría profesional, nos tenían puestos una categoría más baja, si yo era de categoría A cobraba la B, si recepción era la B cobraba la C, ahí había 80 o 100 euros de diferencia. Cada uno de los que estamos reclamando las cantidades, cada uno, una media de 5 o 6 mil euros, por atrasos y categorías profesionales.”

– “Y este año con el tema del plus cultural. Este año lo que nos dijeron, creo que fue en la segunda reunión, les pedimos que nos dieran el plus cultural y me dice: “sabe usted que algunos de sus compañeros se lo han dado a la empresa como un regalo, y ustedes es que no pretenden ayudar a la empresa, porque ustedes deberían de hacer lo mismo que sus compañeros”. Pero esos compañeros no le habían “regalado” su plus cultural, a esos compañeros les habían obligado a firmar que renunciaban a su plus cultural, que es muy distinto.  Eran dos euros y pico, que se los diésemos a ellos porque eso era ayudar a la empresa.”

– “Dejaron de pagar la nocturnidad, al principio la pagaban a siete euros luego la bajaron a seis con setenta, luego nada
– En vez de subir van bajando
– Lo que dijeron para que la gente no protestase es que antes las mujeres no hacían noche, pues que ahora las mujeres hagan noche y así repartimos. Como no voy a pagar la nocturnidad metemos a las mujeres a hacer noche, así las repartís y hacéis menos noches.
– De todas maneras, como no voy a pagaros la nocturnidad pues que hagan las mujeres noches, así tocáis a menos.”
– “Mi uniforme de trabajo tiene ocho años.
– Trajes te dan uno, así puede estar el traje haraposo.
– En los quince años que me he tirado en la empresa, he cambiado tres veces de traje, cuando nos tienen que dar dos uniformes, dos mudas por año.
– Desde el 2003 que entré en la cocina me han dado dos ropas, lo demás me lo he comprado yo.
– Los camareros… yo he llevado los bolsillos abiertos.”
– “Y ha mandado a las camareras de pisos a ir a limpiar la casa que él tiene en la playa. Pero no solo a ellos, hay gente que ha hecho trabajos a terceros, ya no es sólo a los jefes, ya es a terceros. “hace falta que cojas la furgoneta de la empresa, que montes esto y que se lo lleves a fulanito de tal”.
– E ir algunas gobernantas a hacerle la comida.
– Yo llevo las zonas nobles, yo he ido al piso de la playa, o al piso de la hija, a San Juan de Dios, que tiene otra vivienda.
– Yo a la hija no, pero a ellos sí fui. Ya ves, me llevaron a Málaga.”

Intento de descuelgue del convenio provincial de hostelería y represión antisindical.

– “Cuando hicieron el descuelgue nos llamó a CCOO y UGT y nos dijeron lo que había, que se habían descolgado del convenio, y nosotros preguntamos que quien lo había decidido. Nos dijeron que los enlaces sindicales. A nosotros no nos representaban esos enlaces sindicales porque es que no sabíamos ni quienes eran, en ese momento no sabíamos ni quienes eran nuestros enlaces.[La empresa falsificaba las actas de elecciones sindicales que nunca habían existido para imponer delegados sindicales a dedo: ver la primera parte del relato]
– Ninguno firmamos nada porque además la abogada nos dijo: “mirad a ver lo que vais a firmar porque es el descuelgue de convenio”. Ahí fue cuando CCOO se puso en contacto con nosotros.
– A la vista está que se lo denegaron, hay una sentencia.
– Esto fue en el 2010. CCOO convocó una reunión para informarnos a todos, asistió bastante gente de la cadena. Luego hubo una segunda. Se convoca esa primera reunión; asistimos muchísimos de toda la cadena, y claro, los jefes se enteraron. Los jefes mandaron a la reunión al informático, que es amiguito de ellos, lo mandaron para ver quien había estado. A la segunda reunión se presentaron don Manuel y el director de RRHH y se pusieron en la puerta, hubo mucha gente que iba a ir pero cuando los vieron en la puerta se dieron media vuelta y se fueron.
– Reventaron la reunión. Las personas del sindicato que estaban en la reunión exponiendo todo el tema dijeron que la reunión se había terminado porque era inconcebible que ellos dos estuvieran allí.
– Hubo un acoso para que se nos escapara información. A mí me llamaron por teléfono: “¿usted estuvo ayer en la reunión?” “pues no, no estuve ahí” y colgué. Aparte de que me acusaron de que robé manzanas….
– Te estuvieron persiguiendo tanto el director como el RRHH.
– Como nos llamó CCOO, a uno de los compañeros lo llamaron al despacho y le dijeron que como volviese a ir a una reunión de CCOO lo echaban a él y a la novia.
– A esa reunión de CCOO fueron la gobernanta del hotel Nazaríes y la gobernanta del Luna. A la gobernanta del Nazaríes la echaron y a la gobernanta del Luna, que estaba de descanso, me llama a mí Cañizares, que estaba yo de enlace, cuando llegó la gobernanta la llamaron al despacho, y nos dijeron: vosotros no tenéis que decir nada, solamente vais a firmar el despido; y se le dio todo.
– A ella sí le pagaron el despido.
– Le dijeron que firmara, ella preguntó por qué, no me acuerdo ya lo que dijo, por no cumplir con sus obligaciones. Firmó y se fue a coger sus cosas a la taquilla. Y la echaron por ir a esa reunión de CCOO.”

Acosos laborales

– “Tenemos una compañera que se quedó embarazada e intentaron echarla. Cuando volvió de su embarazo, un montón de historias. Nos dijeron, en la reunión en la Delegación de Empleo, que la habían grabado, que le habían puesto un detective privado.
– Decían que se iba a la discoteca embarazada. “Es que vuestra compañera no estaba mala, porque estaba de fiesta en no sé dónde, que le pusimos un detective”.
– Y tenía un embarazo de riesgo, además.
– Y la acosaron laboralmente.
– Pero ¿cuántas veces la echaron? ¿tres?
– Por lo menos.
– Si es que la echaron otra vez porque pidió la reducción de jornada y otra vez la pusieron en la calle. Ganó el juicio, le dieron un periodo de 7 años en el cual no la podían echar, y en ese periodo la echaron también.
– A Pepe le pidieron que le metiera mano.
– Sí, me dijeron que le amargara la vida, y eso lo saben todos. Le dije que yo no lo iba a hacer porque las seis horas que está trabajando cumple en su trabajo de sobra, era una gran trabajadora.”
– “Yo voy a contar un caso que me pasó a mí…
– Él estaba en conserjería, ellos cobraban como una especie de propina que les daban los guías de los grupos por el servicio de maletero; pues a lo mejor eran treinta euros por grupo, o más. Entonces la empresa decidió quitarles ese dinero.
– Nos culparon de que nosotros le habíamos mandado a las agencias una carta diciendo que no nos pagaban el dinero. Porque ese dinero que nos daban los guías se quedaba con él la empresa, trató de que ese dinero no lo cobráramos nosotros sino que se ingresara por recepción. Su jugada fue decir que nosotros habíamos mandado esa carta a las agencias diciendo que no nos pagaban ese dinero. Me culparon a mí y a otro muchacho. Y me estuvieron acosando haciendo las cosas ilegalmente: me pusieron en el turno de siete de la mañana a once de la mañana, de siete de la tarde a once de la noche, cuando es ilegal porque tienes que tener tus horas de descanso entre los turnos. Así estuvieron un montón de tiempo. Fue una manera de acosarme, yo tenía todos los días a las siete de la mañana al dueño del hotel, a don Luis Martín, allí: “y te voy a echar, y te voy a echar”. A ver si llegaba tarde para meterme una sanción. Incluso me llamó al despacho a las siete y pico de la mañana, y me dijo que se lo iba a decir al de RRHH para que buscara ponerme tres partes y poder echarme a la calle. Y así me tuvieron no sé si cinco o seis meses, o más, hasta que ya no pude más. Me tuve que dar de baja, porque era un acoso laboral grandísimo, todo el día encima, encima, y con ese horario. Fui y los denuncié, fui a presentar una denuncia y ya volvieron otra vez a ponerme los turnos normales. No llegó a juicio, yo me busqué un abogado, mi abogado estuvo hablando con ellos. Me di de baja por acoso laboral y una vez que mi abogado habló con ellos ya me llamaron y me dijeron que me incorporara que ya no pasaba nada.”

-“En mi caso, a los dos años de estar en ese departamento de créditos me ponen en el departamento de reservas, llevando las dos cosas aunque no era compatible, me obligaron… Al quejarme por decir que no era compatible un trabajo con otro, por quejarme, me obligan a estar un año un turno partido por narices, de nueve a dos, de cinco a ocho y otra semana de nueve a dos y de cuatro a siete, por quejarme. Que también lo presenté por escrito, que no puedo conciliarlo porque vivo lejos y por mi situación familiar. En el último año vieron que no era necesario hacer ese turno partido y ya sí me dejaron hacer un turno seguido, pero estuve un año aguantando la cabronada: que te has quejado, que dices que no puedes hacer las dos cosas… Esa es la forma de actuar.”

– “No me hables de los ascensos, que estuve un año haciendo de segundo maitre con otra persona, yo creo que era uno de los años que más trabajo hemos tenido y me he tirado once meses haciendo de segundo maitre, sin cobrar más, yo era camarero a todos los efectos. Yo hablé con los jefes y me ofrecieron jefe de sector, cuando entró otro muchacho que era al que iban a ascender a segundo maitre cuando yo lo enseñara. Con eso ya te lo digo todo, porque yo era malo para la empresa, porque yo era un tío muy rebelde.
-Y no habías abierto la boca nunca en esa empresa.
– Sí, lo único que hice fue con lo de los dos días cuando empezó el Nazaríes, que yo era uno de los cabecillas, el otro se fue a la calle, que nosotros reivindicamos los dos días de descanso. Nosotros éramos veinticinco camareros, trece fijos. De ahí nos hemos quedado cinco.”
 

Anterior Condenan a Michelín a indemnizar a la familia de un obrero muerto por amianto
Siguiente “Las mujeres están más bonificadas para ser esclavizadas”

Comentarios

Sé el primero en comentar

dialog-information.png

Normas de Participación 

En abusospatronales.es no nos hacemos responsables de los contenidos de los comentarios. El usuario es responsable de la totalidad de las manifestaciones en Internet igual que en cualquier otro lugar. Los comentarios no tienen por qué corresponderse necesariamente con nuestra opinión. Los comentarios serán moderados y necesitaran la aprobación del equipo. Nos reservamos el derecho de suprimir referencias a personas concretas, insultos o amenazas, así como el derecho a no aceptar determinados comentarios -o parte de ellos- por el incumplimiento de las normas que exponemos a continuación. Lee las normas aquí. Lee también  Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

 
Notificarme vía email si hay
avatar
wpDiscuz