Trabajo de repartidor y tengo un contrato de 10 horas a la semana. Sin embargo, hago 9:30 horas diarias de jueves a martes. Me pagan 700 euros y no me pagan la gasolina y pongo mi moto. En mi contrato pone que tengo bachiller y que trabajo de pinche de cocina, cuando estoy de mensajero y no tengo bachiller. No me dan comida y nos tratan como a basura. Llevo un año así y ya no puedo con esta injusticia. Tengo miedo a dejarlo porque tengo cuatro hijos en asistencia social porque como no tengo un trabajo de 40 horas semanales no puedo tener un alquiler y por esa razón dicen que no me los devuelven. La empresa se dedica a vender sushi y comida china en local y domicilio. Ya hay varias denuncias, pero nadie está por la labor. Por favor, ayudadme, no hay nada peor que te quiten tus hijos. Un padre desesperado.

Respuesta:

Lo que entiendo de la explicación de tu situación es que en contrato figura una jornada semanal de 10 horas, y realmente estás trabajando 57 horas.  A todas luces es una ilegalidad, en primer lugar porque no se te está pagando el salario que te corresponde, en segundo porque estás dejando de cotizar el 70 % de lo que te corresponde, con lo que tus prestaciones de Seguridad Social serán mucho más bajas, y en tercer lugar porque la mayoría de tu jornada no estás asegurado. En primer lugar te recomendaría que intentases hablar con el responsable de la tienda, exponerle la situación (qué obviamente él conoce) e intentando que se dé cuenta de tu malestar a ver si existiese alguna solución. Si con esta opción, que generalmente no surte efecto, no obtienes respuesta satisfactoria, deberemos solicitar a la Administración que haga valer tus derechos laborales. Y ¿cómo se hace? Pues mira, hay dos partes a reclamar, en primer lugar el salario dejado de percibir por haber trabajado más horas de las pactadas inicialmente y en segundo lugar el reconocimiento de la jornada completa, dado que según el artículo 15.3 del Estatuto de los Trabajadores “Se presumirá por tiempo indefinido los contratos temporales celebrados en fraude de ley”.

Antes de explicar cómo  reclamar los derechos que  he expuesto arriba, decirte que debes interponer una denuncia en la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, si resides en Sevilla acércate a la Plaza de España, Puerta de Aragón y solicita un impreso IP-107, rellénalo y entrégalo en registro.  Esta denuncia es totalmente anónima y hará que subinspectores de este organismo se personen en tu empresa y observen las horas de entrada y salida del trabajo, la duración de la jornada, las medidas de prevención de riesgos laborales, etc. Y sobre todo que el dictamen de este organismo ayudará mucho ante un eventual procedimiento judicial. Aquí tienes todo la información necesaria para poner la denuncia: http://www.juristas-laboralistas.es/como-denunciar-al-empresario-ante-la-inspeccion-de-trabajo/

Una vez interpuesta la denuncia ante la Inspección, para reclamar las cantidades económicas que se te deben deberás comenzar un procedimiento de reclamación de cantidad. Más información http://www.juristas-laboralistas.es/reclamacion-de-salarios-guia-practica/.Este procedimiento se inicia con el acto de conciliación en el CMAC (centro de conciliación, mediación y arbitraje), que en el caso de Sevilla está en los Bermejales, en Avda. de Grecia,suele tardar mes y medio a dos meses, y en caso de no llegar a acuerdo se presentará demanda en el juzgado de lo social.  El juzgado dictará sentencia  reconociendo la deuda a tu favor por parte de la empresa, obligando a esta a abonártela. No temas pensando en que el empresario es insolvente o te diga éste que no tiene dinero, dado que si  no tiene dinero líquido, el Juzgado decretará el embargo y posterior venta de tantos bienes como haga falta para que tú cobres la deuda. Además, y esta es la segunda parte,  debemos solicitar al juzgado el reconocimiento del carácter indefinido de tu jornada de trabajo, pues como he indicado antes, tu contrato está celebrado manifiestamente en fraude de ley, es decir, es totalmente ilegal. El juzgado reconocerá el carácter indefinido de tu jornada obligando a la empresa a convertir en indefinido tu contrato y a cotizar las cantidades dejadas de cotizar.

También he de decirte que es de suma importancia la denuncia PREVIA en la inspección antes de iniciar cualquier procedimiento de reclamación de cantidad o de jornada, pues el dictamen de este organismo tiene gran valor en cualquier procedimiento laboral, y da por seguro de que la Inspección es implacable con este tipo de prácticas, abusivas, y  tristemente cotidianas.

Alberto Benítez. Juristas Laboralistas

abenitez@juristas-laboralistas.es

www.juristas-laboralistas.es