La remuneración de las “becas para trabajar”


Fuente:

unaopiniondelaactualidad.wordpress.com

En distintos foros de internet y distintas conversaciones, podemos leer o escuchar como muchos ciudadanos interpretan la retribución de las “becas para trabajar en el entorno de empresas” como algo “generoso” o tal vez ”una oportunidad para colaborar con una empresa altruista”. Sin embargo, esto peca de la inocencia propia de un “ciudadano conforme”, manipulable y a la vez atrevido o uno valiente pero callado a porrazos. Volvamos a la realidad, abandonemos los eufemismos y trampas consentidas que pretenden desfigurarla interesadamente. Quitemosle el disfraz a las “becas para trabajar” y veamos a la clásica relación laboral al desnudo.

La retribución a mes vencido/servicio prestado ( disfrazada con conceptos tales como “ayuda al estudio”), es lo que precisamente desenmascara a este “fraude masivo” y nos deja ver la realidad. Si no hubiera retribución, los trabajadores no acudirían pero, en caso de hacerlo, lo harían en voluntad de colaborar, no de obtener recursos. Por otro lado, no tiene ningún sentido que a uno le paguen dinero por “aprender” o ” formarse” . Los cientos de miles de jóvenes que en España trabajan o han trabajado en virtud de una beca, viven en su día a día la condicionalidad. Si un mes prestan los servicios indicados por las empresas, a mes vencido recibirán una cantidad (300, 400 o 1000 euros) pero si no lo hacen no la recibirán. Si se ponen enfermos, les echaran y/o incluso suspenderán esa retribución . Para abundamiento de males, es muy probable que alguno no haya cotizado nunca y se le niegue la asistencia sanitaria aún estar trabajando de hecho aunque nominalmente contratado con esta forma tan estilada: “becario para trabajar”.

Esta es la realidad de muchos jóvenes españoles o no tan jóvenes. Los ciudadanos acuden a estas “relaciones fraudulentas” porque les dan dinero y también porque se lo dan en contraprestación a la ejecución de unos trabajos que les permiten, al igual que en una relación laboral reconocida en origen, “desarrollarse profesionalmente” pues las actividades que desarrollan son trabajos, no ” colaboraciones” o cualquier otro eufemismo. Trabajan pero sin “derechos humanos laborales” en un “estado de derecho” cada día mas injusto y arbitrario. Digamos la verdad : cuando un ciudadano presta servicios en el entorno de una empresa y, a la prestación de estos servicios se condiciona una retribución a mes vencido/ servicio prestado, esto es una relación laboral con todo lo que ello implica. La negación de esta realidad por parte de las Inspección de trabajo y la propia Justicia, está contribuyendo de manera muy notoria a la “precarización” de los jóvenes parados (los becarios son parados) que trabajan disfrazados de becarios en el carnaval del mercado laboral español junto a otras figuras como el “falso autónomo”.

Print Friendly, PDF & Email

Únete al debate

avatar
  Sigue el debate:  
Notificarme vía email si hay