Samuel empezó a trabajar en un hostal sevillano en noviembre. El sueldo no era muy bueno, pero le prometieron un contrato y aceptó para poder cotizar. Sin embargo, cuando le dieron de alta lo hicieron solo por dos horas cuando él trabaja unas 60 a la semana. Tras denunciarlo en internet con un vídeo, ha sido despedido y aún no le han pagado.

“Esto es lo que hay”, es la respuesta que le dieron a Samuel en su empresa cuando pidió explicaciones de por qué sólo estaba contratado por dos horas semanales. Este nigeriano, padre de dos niños, fue a la autoridad laboral a denunciarlo y ante la ineficacia de esta medida decidió hacerlo público subiendo el siguiente vídeo a Youtube. El martes siguiente, Samuel fue despedido.

No le han pagado el último mes de trabajo, afirma. Según su versión, en el momento de ser despedido le instaron a “bajar” el vídeo de internet y pagarle lo que se le debía. Sin embargo, después de 12 años en España Samuel ha aprendido a no dejarse amedrentar. Se negó a hacerlo y se propuso a denunciar su situación.

La cadena de hostales, que cuenta con ocho establecimientos en la capital hispalense, lleva a cabo estas prácticas con todos sus trabajadores según Samuel. Según UGT Andalucia, esta es una práctica habitual entre la patronal hotelera.