CC OO denuncia que sigue el «acoso sindical» en la Policía de Bilbao


CC OO asegura que el «acoso sindical» contra su delegado persiste en la Unidad Canina de la Policía Municipal de Bilbao, pese a la sentencia que condenó al Ayuntamiento y le instó a cesar esas prácticas, en diciembre de 2011. «No sólo no se ha acatado la sentencia, sino que se abunda en el acoso al trabajador», señalan desde el sindicato.
La central ha presentado una nueva denuncia, esta vez por la vía penal, y la titular del Juzgado de Instrucción número 8 de Bilbao ha abierto diligencias previas por un presunto delito contra el derecho de los trabajadores al concejal de Recursos Humanos del Ayuntamiento de Bilbao, Ricardo Barkala, y varios mandos de la Unidad Canina de la Policía Municipal. Existe otra causa por cohecho que instruye otro juzgado y en la que Comisiones Obreras aún no ha decidido si presentará finalmente una querella.
En la denuncia, el sindicato afirma que el concejal de Recursos Humanos sometió a un nuevo expediente disciplinario al agente de la Unidad Canina y delegado del sindicato después del fallo, por unos hechos ocurridos medio año antes. La sentencia que condenaba al Ayuntamiento de Bilbao por «acciones antisindicales» fue recurrida, aunque al referirse a un derecho fundamental «era de ejecución inmediata», señalan los denunciantes. «No tenemos ningún interés en ir contra nadie, lo que queremos es que se deje tranquilo a nuestro delegado». Barkala recordó ayer a este periódico que presentaron el recurso, que aún no ha sido resuelto, porque no estaban de acuerdo con la resolución judicial.
«Insubordinación»
Además, el edil asegura que expedientó al agente por una «insubordinación» y que el caso sigue su curso. «Públicamente, insultó y amenazó a un superior», detalla. No obstante, Barkala defiende que «se ha acatado la sentencia, se ha mantenido al agente en la unidad; el día a día, la relación con los compañeros no sé cómo será». Los cuatro expedientes disciplinarios que se le abrieron al policía previamente, en la época en la que, según la sentencia fue víctima de «represalias» por parte de sus mandos, han quedado archivados.
Según CC OO, ha habido además «obstrucción a la justicia». A uno de los testigos que declararon en el juicio también se le han abierto dos expedientes disciplinarios.
Todo empezó en febrero de 2011 cuando un agente de la Unidad Canina redactó un informe denunciando «anomalías» en el adiestramiento de los perros, algunos de los cuales no eran operativos. Según denunció el policía, delegado de CC OO, a partir de aquel momento empezó a sufrir «impedimentos a su labor sindical y coacciones». Los responsables de la unidad alegaron que se trataba de «decisiones operativas».
El Juzgado número 1 de lo Contencioso-administrativo dio la razón a CC OO y condenó al Consistorio bilbaíno por «acciones antisindicales e infracciones del derecho a la libertad sindical perpetradas por la jefatura de la Unidad Móvil de Apoyo (UMA) de la Policía Municipal» y ordenó el «cese inmediato» de las mismas.
El fallo motivó una comisión del concejal de Recursos Humanos que tuvo que explicar a los partidos de la oposición la situación en la Unidad Canina. Barkala negó entonces que hubiera una «persecución sindical» en el seno de la Policía Municipal y desvinculó la sentencia de los expedientes disciplinarios.

http://www.elcorreo.com/vizcaya/v/20120609/vizcaya/denuncia-sigue-acoso-sindical-20120609.html

Print Friendly, PDF & Email

Únete al debate

Sé el primero en comentar

avatar
  Suscripción a:  
Notificarme vía email si hay