El 69% de empleados cree que su empresa no aplica correctamente la legislación laboral


La gran mayoría de los trabajadores en España encuentra dificultades para hacer valer sus derechos y cree que las empresas velan más por sus propios intereses que por los derechos de sus empleados. Un 69% de los españoles considera que las empresas no aplican correctamente la legislación que defiende los derechos de los trabajadores, según un estudio elaborado por la aseguradora de defensa jurídica Arag.

Pese a esta desconfianza en las compañías, 4 de cada 10 ciudadanos no hace nada cuando se encuentra con un problema de tipo legal en su puesto de trabajo, y ante reestructuraciones, modificaciones en sus funciones, o cambios en sus condiciones laborales opta por no actuar. El motivo de su pasividad está en que creen que actuar les llevaría a un proceso demasiado largo y que les costaría mucho tiempo para acabar consiguiendo muy poco.

“Los altos índices de desempleo en España han dado lugar a que quienes conservan su puesto de trabajo se muestren más conformistas y piensen que intentar defender sus derechos no va a ayudar, sino que incluso puede empeorar su situación”, explica Manuel Pimentel, defensor del
asegurado de Arag. La segunda oleada del estudio, centrada en la situación de los ciudadanos en el entorno laboral directo, se ha efectuado sobre una muestra de casi 4.500 personas, en colaboración con el Colegio de Politólogos y Sociólogos de Cataluña.

Los trabajadores que deciden informarse o reclamar ante situaciones que les desfavorecen, acuden en primer lugar a un abogado, al INEM o a los sindicatos. Otras vías utilizadas, en menor medida, es asesorase en la misma empresa, preguntar entre los compañeros de trabajo y denunciar la situación a las autoridades.

Por comunidades autónomas, los trabajadores que más se mueven para hacer valer sus derechos están en Aragón y Andalucía mientras que los trabajadores más pasivos ante situaciones que les perjudican son los extremeños y castellano-leoneses.

Principales problema laborales
Según los datos de Arag, las irregularidades en el entorno laboral que más habitualmente causan dudas al trabajador están relacionadas con sus condiciones laborales. También preocupan, aunque en menor medida, cuestiones relacionadas con la extinción del contrato y con las prestaciones a las que se tendrá derecho.

El ranking de problemas laborales sitúa los cambios en el sueldo, en el horario y en las funciones en primer lugar; seguido de la extinción de contrato en cuanto a las razones de despido, finiquitos, finalización de contratos temporales y las prestaciones públicas como son el paro, jubilación, invalidez y subsidio.

En solo un año se ha duplicado el número de trabajadores que, ante una situación de despido, confiaría en que su empresa ha hecho todo lo correcto. Hoy en día, un 24% de los trabajadores creería que el motivo del despido y el cálculo del finiquito respetan sus derechos, frente al 12% que lo hacía hace un año, cuando se hizo la primera oleada del informe. Un 47% de los trabajadores, frente al 61,5% de hace un año, pensaría que la empresa seguramente está haciendo lo correcto, pero se asesoraría para asegurarse de que todo se hace conforme a sus derechos. En cambio, alrededor del 21% de las personas creería que la empresa no le está dando todo lo que le corresponde.

Perfiles de trabajadores
En función de la actitud que los ciudadanos tienen en cuanto a la defensa de sus derechos como trabajador, el estudio marca tres perfiles de empleados: el crédulo, el cauto y el inconformista.

El trabajador crédulo confía al 100% en lo que le dice su empresa, y ni siquiera se plantea que la compañía pueda estar haciendo algo incorrecto. Suelen ser personas despreocupadas, bondadosas y poco polémicas, que no suelen buscar la confrontación ni en el trabajo ni en otros aspectos de su vida. Este tipo de trabajador se da más frecuentemente entre jóvenes de 18 a 34 años y con estudios primarios.

El trabajador cauto da, a priori, un voto de confianza a su empresa, aunque se informa e investiga para confirmar que se están teniendo en cuenta sus derechos. Son personas previsoras y analíticas, a las que les gusta consultar varias alternativas antes de tomar decisiones y barajar las consecuencias de sus acciones para no tener sorpresas. El perfil de persona que más frecuentemente se considera un trabajador cauto son las mujeres, los ciudadanos de entre 50 y 64 años, y las personas que viven en pareja y con hijos.

El trabajador inconformista cuestiona por sistema las acciones de su empresa, al igual que hace en otras facetas de su vida. Son personas inquietas, que creen que siempre tienen la razón y que no les importa causar controversia. Este perfil se da más habitualmente entre los jóvenes, en personas con estudios universitarios y sin cargas familiares (viven con la familia de origen o en pareja sin hijos).

El 69% de empleados cree que su empresa no aplica correctamente la legislación laboral

 

Anterior SimeAl: La Empresa Pública HOSPITAL de PONIENTE, condenada por actividad ANTISINDICAL
Siguiente Nota de prensa de la sección sindical UGT-ASERPINTO

Comentarios

Sé el primero en comentar

Normas de participación:

En abusospatronales.es no nos hacemos responsables de los contenidos de los comentarios. El usuario es responsable de la totalidad de las manifestaciones en Internet igual que en cualquier otro lugar. Los comentarios no tienen por qué corresponderse necesariamente con nuestra opinión. Los comentarios serán moderados y necesitarán la aprobación del equipo. Nos reservamos el derecho de suprimir referencias a personas concretas, insultos o amenazas, así como el derecho a no aceptar determinados comentarios -o parte de ellos- por el incumplimiento de las normas que exponemos a continuación. Lee las normas aquí. Lee también Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

.
Notificarme vía email si hay
avatar
wpDiscuz