El juez investiga a una firma de Vigo por varios casos de cáncer entre su plantilla


La Sección de Siniestralidad Laboral de la Fiscalía de Pontevedra, con sede en A Parda, investiga a una empresa de Vigo por la detección de varios casos de cáncer entre su plantilla. El departamento fiscal ha denunciado la posible relación entre la aparición de estas enfermedades en tres trabajadores de la firma con la exposición prolongada a partículas de sílice, un mineral considerado ya en 1997 como potencialmente cancerígeno por la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer, durante su jornada laboral.

El proceso se inició en octubre del año pasado a raíz de un informe y dos actas de infracción elaborado por la Inspección de Trabajo de Pontevedra, en el que se alertaba sobre esta situación de riesgo para la salud de los empleados de esta firma. Y tan solo un mes después, en noviembre de 2010, la coordinadora de la Sección de Siniestralidad laboral, Marta Durántez Gil, elevó el caso a los tribunales. Concretamente a un juzgado de instrucción de Vigo, que ahora se hace cargo del caso. El proceso judicial, en fase de instrucción, centra sus averiguaciones en tres empresas para tratar de depurar las responsabilidades penales que puedan derivarse de este asunto: la que suministraba ‘silestone’ (un aglomerado de sílice), con sede fuera de la comunidad autónoma gallega; la firma viguesa que trabajaba con este material; y, por último, la empresa del servicio de prevención de riesgos laborales contratada por esta última, asentada también en Vigo. ”Las tres van a poder responder por estos hechos durante el procedimiento, en el que se depurarán las responsabilidades de todos ellos”, apuntó ayer Durántez Gil, que reconoce que la complejidad del caso dilatará en el tiempo su resolución final. ”Va a tardarse en instruir porque es uno de los casos más complejos que hemos tenido”, añadió la fiscal, que no descarta la aparición de un cuarto implicado durante la investigación.

Silicosis

A pesar de que no ha trascendido la tipología cancerígena de los tres trabajadores de la firma viguesa, lo más probable es que su enfermedad esté relacionada con el aparato respiratorio. Precisamente una de las afecciones ligadas a la inhalación prolongada de polvo de sílice es la silicosis, una enfermedad crónica que afecta a los pulmones y vinculada a sectores profesionales como mineros o canteros.

El último informe del Instituto Nacional de Silicosis (INS), con sede en Asturias, revela que en 2010 se detectaron 220 nuevos casos. El estudio, que recoge las propuestas de los posibles enfermos y de los informes remitidos por los equipos de valoración de incapacidades de las distintas provincias españolas, recoge la aparición de 61 casos en Galicia. De ellos, 47 corresponden a empleados en activo y los 14 restantes a pensionistas.

En la estadística también se alude a Pontevedra. Según la misma, el año pasado se diagnosticaron 19 patologías crónicas en la provincia, lo que supone el 31,1 por ciento de los casos en nuestra comunidad. La mayor incidencia de la misma se produjo en Ourense, con 36 afectados. Lugo cierra la lista de provincias con trabajadores o pensionistas con silicosis, con seis casos. Por su parte, A Coruña es la única provincia de la autonomía en la que no se detectaron incidencias de este tipo.

”El año pasado se ha producido un incremento del número de casos. Posiblemente esto se deba a la reciente alarma social generada por la aparición de casos de silicosis en sectores que tradicionalmente no se tenían en cuenta, como es el caso de las marmolerías”, explican desde el Instituto Nacional de Silicosis.

http://diariodepontevedra.galiciae.com/nova/119787.html

Print Friendly, PDF & Email

Comentarios

Sé el primero en comentar

avatar
  Subscribe  
Notificarme vía email si hay