No, no lo es. Detrás de esa fachada pulcra de luces y escaparates, hay un submundo laboral que dista mucho de lo seria deseable en la España del siglo XXI. En esta ocasión queremos denunciar el despido de un compañero del supermercado de Avd. Diagonal (Barcelona), que después de querer una respuesta por parte de la empresa para mejorar su puesto de trabajo y evitar con ello recaídas constantes, y después de ser continuamente acosado por su superior jerárquico por tratarse de una persona comprometida con la mejora de nuestras condiciones laborales, ha sido puesto de “patitas en la calle”. Nuestro compañero ha sido despedido sin posibilidad de intentar establecer cualquier negociación. Ha sido despedido para que El Corte Inglés no tenga que aplicar la normativa de salud laboral existente, y ha sido despedido porque no se doblegaba a la tiranía de su encargado.

Nuestra intención es conseguir su solidaridad y hacerle ver que detrás de una cara amable que le atiende en estos establecimientos estamos personas que sufrimos unas condiciones laborales cada vez más inhumanas, con mayores presiones, menos plantilla para realizar nuestro trabajo, y perseguidos por los jefes para cubrir los objetivos de venta. Queremos que la dirección de El Corte Inglés reconsidere la decisión que ha adoptado y READMITA al compañero despedido.
                             CONTRA LOS ABUSOS
                                  POR LA LIBERTAD SINDICAL   
                              POR LA READMISIÓN DE DAVID