La justicia castiga a Ono por espiar a cinco sindicalistas


Cinco representantes de los trabajadores de Ono, del sindicato STC, se reunieron en un restaurante de Madrid. Un detective contratado por la empresa les grababa desde la mesa de al lado. Ono pensó que sus pruebas servirían para justificar su despido seis meses después, en pleno proceso electoral y con un nuevo ajuste de plantilla por delante. El Juzgado Social número 33 de Barcelona, en el primer juicio contra Ono por los seis miembros de la ejecutiva de STC despedidos, le acaba de decir a la compañía que "vulneró el derecho a la libertad sindical" y que el despido es nulo.

Print Friendly, PDF & Email

Únete al debate

avatar
  Sigue el debate:  
Notificarme vía email si hay