La Sección Sindical de CGT en Correos denuncia ante la opinión pública la situación en que se encuentra una trabajadora de la Sociedad Estatal Correos y Telégrafos


La Sección Sindical de CGT en Correos quiere denunciar la situación en que se encuentra una trabajadora de la Sociedad Estatal, destinada en la Sucursal 1 de la Vía Hispanidad 100 de Zaragoza. La citada empleada sufrió un accidente de trabajo el día 12 de diciembre del año pasado, fracturándose el hueso peroné, teniendo que ser atendida en los servicios de urgencias de la Clínica Quirón y posteriormente intervenida quirúrgicamente en el mismo centro hospitalario.

Desde esa fecha se le fue concediendo la baja médica conforme a los informes médicos aportados por su médico asistencial y por el especialista en traumatología. El día 19 de marzo la Directora de Zona IV de Correos le comunica que debe incorporarse a su puesto de trabajo porque se le deniega el permiso administrativo para seguir de baja. Hay que explicar que la trabajadora tiene la condición de funcionaria del Estado por lo que sus superiores jerárquicos pueden anular la situación de baja laboral aún en contra del criterio de los médicos asistenciales. En el caso que nos ocupa el argumento esgrimido para denegar la continuación de la baja laboral es el supuesto incumplimiento de facilitar datos sobre su salud al personal sanitario de la Sociedad Estatal, lo que es falso. La facultad de denegar el permiso para seguir de baja como cualquier resolución administrativa debe estar motivada y en este caso no lo está. La funcionaria ha cumplido escrupulosamente todos los trámites establecidos para la situación de baja laboral, y durante 3 meses Correos le concedió los permisos administrativos para seguir de baja.

Ahora de forma deliberadamente injusta envía a trabajar en reparto a pie (cartera) a una persona que no se ha recuperado de su lesión tal y como acreditan los informes médicos. Que la única explicación que encuentra este Sindicato para la decisión adoptada por la Directora de Zona, es la de una represalia contra una trabajadora por su adscripción sindical y que se ha distinguido durante sus 28 años de servicio por su diligencia en el trabajo y por exigir el cumplimiento de la ley.

Poner conscientemente en grave riesgo la salud de una trabajadora no solo es inmoral sino que constituye a juicio de nuestra organización un presunto delito de prevaricación que seguramente deberá sustanciarse en la vía penal.

http://arainfo.org/2012/03/la-seccion-sindical-de-cgt-en-correos-denuncia-ante-la-opinion-publica-la-situacion-en-que-se-encuentra-una-trabajadora-de-la-sociedad-estatal-correos-y-telegrafos/

Print Friendly, PDF & Email

Únete al debate

Sé el primero en comentar

avatar
  Suscripción a:  
Notificarme vía email si hay