Los trabajadores despedidos por Nupel cobran parte de la indemnización


El sindicato ha presentado formalmente cuatro reclamaciones, dos de trabajadores que fueron despedidos “por causas objetivas” y otras dos de empleados de la farmacéutica que finalizaron contrato, en todos los casos por impago de los salarios de los últimos meses, del finiquito o de la indemnización por despido.

En declaraciones a Efe, Castro indica que el pasado 13 de junio “la mayoría” de esos trabajadores recibió ingresos a cuenta que se corresponden sólo con una parte de lo que les adeuda la empresa, por lo que habrá que esperar “hasta la conciliación para ver cuándo y cómo van a cobrar el dinero que falta”.

Con respecto a los demás de trabajadores de la plantilla, continúa, el hecho de que hayan cobrado una parte de las cantidades que les adeuda la empresa responde para el sindicato a “una estrategia”, dado que a partir del próximo 5 de agosto, transcurridos tres meses sin recibir su salario, los trabajadores podrían haber solicitado la extinción de sus contratos.

En relación con el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) presentado por el administrador de la farmacéutica, que afectará a dos tercios de la plantilla, Castro recuerda que los trabajadores tendrán que nombrar a un representante para negociar con la empresa, dado que en este momento no tienen delegado sindical.

Por ello, opina que tendrían que solicitar “consejo de un asesor laboral” o directamente recurrir a los sindicatos, que “siempre son un punto de referencia en estos temas”, asegura, para contar con “una representación que sepa lo que es un ERE y cómo encarar la negociación con la empresa”.

En este caso, todos los trabajadores están “en el mismo barco” y “no pueden seguir con las negociaciones desde un punto de vista individual”, agrega.

“Estamos hablando de cuánto dinero van a percibir por dejar de trabajar en un empresa y, tal y como esta el mercado laboral en Lugo, tienen que defender sus derechos como gato panza arriba”, concluye.

Laboratorios Nupel solicitó el concurso de acreedores en el juzgado mercantil de Lugo hace algo más de un mes para hacer frente a una deuda que puede rondar los treinta millones de euros.

La compañía optó por este procedimiento apenas dos semanas después de que uno de sus propietarios, el empresario lucense Jorge Dorribo, fuese enviado a prisión por la jueza que instruye la llamada ‘Operación Campeón’, abierta para investigar un supuesto fraude en la obtención de subvenciones públicas.

http://www.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=877485

Print Friendly, PDF & Email

Únete al debate

avatar
  Sigue el debate:  
Notificarme vía email si hay