“Me despidieron por hacer huelga el 14 de noviembre”


Estela Mendo, una licenciada que trabajaba como limpiadora, fue despedida el día después de secundar la pasada huelga general. La empresa alegaba faltas al trabajo y descenso del rendimiento, pero ella lo ve como una coacción

“El derecho a huelga, al estar incluido en el título primero, ‘De los derechos y deberes fundamentales’, me pareció, como su propio nombre indica, fundamental e inviolable, por eso no pensé que secundar la huelga el día 14 de Noviembre me costaría un despido”.

Así comienza la carta en la que Estela Mendo explica su caso . Uno entre los muchos que no salen a la luz, bien por miedo a no encontrar un empleo después o bien por desconocimiento de los pasos que se deben seguir para hacer valer los derechos del los trabajadores.

Natural de León, Estela vive desde septiembre en Pinto con su novio. Con 30 años, es otra licenciada que no consigue encontrar un trabajo acorde a su especialización, algo que desde que comenzara la crisis, hace cuatro años, se ha hecho típico de nuestro país, con una de las tasas de paro juvenil más altas de la UE (52,34%), con casi seis millones de desempleados y donde hay pocas esperanzas de futuro laboral. Estela es psicóloga y, hasta hace unas semanas, compaginaba sus clases del Máster en Terapia de Conducta con un trabajo a media jornada como limpiadora.

“Soy licenciada, trabajaba de limpiadora, mi máster es muy caro y no tengo posibilidades de encontrar trabajo”. El suyo es un caso paradigmático de lo que le sucede a muchos jóvenes españoles, la viva imagen de la precariedad que se está cebando con la generación más cualificada de la historia. “Después de la reforma laboral, que abarata el despido, y por la situación que está viviendo el país, pensé que hacer huelga era una obligación más que un derecho”, afirma.

Pero la sorpresa le esperaba al día siguiente en forma de carta de despido. Estela avisó, aunque no era necesario, de que el día 14 de noviembre no iría a trabajar. Cuando terminó su jornada laboral, al día siguiente, su jefe la esperaba a la salida del portal que limpiaba en Alcorcón, con la carta de despido en la mano. “Alegaba continuas faltas injustificadas al trabajo y un descenso de mi rendimiento laboral”, a lo que hay que añadir un “no nos gusta tu actitud, necesitamos un persona más trabajadora y comprometida”, que Estela no ha olvidado.

“Los vecinos del portal estaban muy contentos con mi trabajo y, de hecho, me echaron de menos el día de la huelga”, afirma que le dijeron. Después de una discusión, su jefe reconoció que se trataba de un despido improcedente pero Estela no sabía muy bien cómo tenía que proceder para cursar una denuncia.
La indignación lellevó a denunciar

Llena de indignación, decidió contar su historia en Facebook y un amigo le habló de la Oficina Precaria, una iniciativa que se creó hace unos meses con el objetivo de ser “una herramienta útil y gratuita” que vela por los derechos de los trabajadores más desprotegidos. Pretende ser la asesoría de los sectores no representados por los sindicatos de base. Jóvenes sin experiencia sindical pero que viven la precarización como ninguna generación desde la II Guerra Mundial. No se lo pensó y les expuso su caso. “Allí encuentro personas que piensan como yo, que los empresarios no pueden hacer lo que quieran con sus trabajadores” reconoce. “Me escucharon, me apoyaron y me pusieron un abogado gratis”, añade Estela.

“Me escucharon, me apoyaron y me pusieron un abogado gratis””Si no es por la Oficina Precaria no hubiera denunciado, porque pensaba que esto era así, que no había nada más que hacer” reconoce la joven. El desconocimiento de los derechos por parte de los trabajadores es muy habitual, “por eso es importante la asesoría jurídica que prestamos en la Oficina Precaria”, dice Carlos Sevilla, el abogado que se hará cargo del caso de Estela.
Claro caso de chantaje empresarial

Es un claro caso de chantaje patronal, después de que el Gobierno aprobase la reforma laboral, “que les pone en bandeja crecerse ante la parte más débil, que es el trabajador”, denuncia Sevilla, quien explica que hoy han presentado la papeleta de conciliación al Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación para impugnar el despido de Estela.

Algo que han decidido porque “la empresa reconoce la improcedencia del despido”. A pesar de alegar motivos disciplinarios, “entendemos que el móvil del empresario es la represalia” a una empleada que llevaba trabajando un mes escaso. “Pedimos la nulidad por vulneración de derechos fundamentales, como el de huelga que goza de especial protección dentro de las garantías que ofrece la Constitución”, explica Sevilla.

Exigien su readmisión, el pago de los salarios de tramitación y una indemnización de 35.000 euros

Este es el primer paso. Intentar conciliar. La cita será el 8 de enero, cuando se verá la disposición de la empresa para llegar a un acuerdo. Según el abogado, exigirán la readmisión de Estela en la empresa, el pago de los salarios de tramitación y una indemnización por los daños morales causados “que estimamos en 35.000 euros”, apunta.

“Vamos a agotar los tiempos y, en cualquier caso, estamos dispuestos a ir hasta el final porque es un caso paradigmático de coacción empresarial. Si no hay acuerdo, esperaremos a que falle el juez, pero en cualquier caso, la pelota ya está en el tejado de la empresa”, continúa el letrado.

Desafortunadamente para los trabajadores españoles, casos como este son bastante habituales. “No es tan normal que un empresario te despida el día después de un huelga”, reconoce Sevilla, pero sí es habitual deshacerse de trabajadores problemáticos “alegando descenso en la facturación de la compañía”, explica, algo que se está viendo cada vez más desde la entrada en vigor de la reforma laboral.
La empresa da otra versión

Ainpro Gestiones Integrales de Limpiezas y Comunidades SL. es la mediana empresa para que la Estela trabajaba. Su propietario, Rubén Morales, también ha accedido a dar Público su versión de los hechos. Según este, “Estela no fue despedida por ir a la huelga”, sino que su contrato especificaba que “estaba cubriendo una sustitución por baja de otra compañera”. En palabras del empresario, Estela “se empeña en que ha sido despedida por ir a la huelga, pero simplemente se reincorporó la empleada a la que ella sustituía”.

“Otras espresas pensarán que soy una trabajadora problemática”

Sin embargo, tanto Estela como su abogado niegan que esto sea cierto. “Mi contrato era de interinidad, por nueve meses y la que fue sustituida fui yo”, explica Estela, cuyo puesto durante la jornada de huelga fue cubierto por otra trabajadora a la que no conocía nadie. “De hecho, sustituir a una trabajadora que ejerce su derecho de huelga vacía de contenido al mismo derecho”, especifica Carlos Sevilla, quien también explica que la versión del empresario no tiene sentido ya que “la carta de despido está más que clara”.

“Ahora entiendo por qué personas otras personas acudieron a sus puestos trabajo: por miedo”

“Después de lo que me ha pasado, no me extrañaría que no quisieran contratarme en otras empresas. Seguro que pensarán que soy una trabajadora problemática” piensa la joven. Pero no tiene ningún miedo a que su caso se conozca. “No tengo nada que ocultar, esta es la verdad y no quiero ser alguien anónimo”.

“Ahora entiendo por qué personas con situaciones peores que la mía no protestaron y acudieron a sus puestos trabajo: por miedo”, critica mientras recuerda que fue la única persona de su empresa que secundó la huelga, aunque su jefe haya reconocido a este diario que otros tres empleados también se quedaron el casa el 14-N y no han sido despedidos.

Estela ahora espera que la empresa acepte la conciliación o que un juez falle a su favor. “Significaría mucho para mí, no sólo en lo personal, si no para sentar precedentes y que gente en la misma situación no tenga miedo” a denunciar que se han vulnerado sus derechos, dice, con la ilusión que puede hacerle a alguien ganar un caso por despido improcedente.

Aún así, lo peor para ella no es el despido, sino que la gente piense que esto se lo ha buscado ella. “Mis padres me dijeron que la culpa era mía por hacer huelga”, lo que le lleva a preguntarse si “ni siquiera podemos ejercer uno de los principales instrumentos de una democracia como es la huelga”, sentencia.

“Me despidieron por hacer huelga el 14 de noviembre”

 

Artículo anterior Grabar conversaciones en el trabajo, una práctica muy recomendable
Siguiente artículo Acusan de moobing laboral al alcalde de Villacastín

Comentarios

Sé el primero en comentar

dialog-information.png

Normas de Participación 

En abusospatronales.es no nos hacemos responsables de los contenidos de los comentarios. El usuario es responsable de la totalidad de las manifestaciones en Internet igual que en cualquier otro lugar. Los comentarios no tienen por qué corresponderse necesariamente con nuestra opinión. Los comentarios serán moderados y necesitaran la aprobación del equipo. Nos reservamos el derecho de suprimir referencias a personas concretas, insultos o amenazas, así como el derecho a no aceptar determinados comentarios -o parte de ellos- por el incumplimiento de las normas que exponemos a continuación. Lee las normas aquí. Lee también  Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

 
Notificarme vía email si hay
avatar
wpDiscuz