Reconocen una sordera profesional a un trabajador de Nervacero


El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) ha ratificado una sentencia que reconoce la hipoacusia (sordera profesional) que padece un trabajador de Nervacero por la exposición continuada al ruido en la planta ubicada en Trapaga (Bizkaia). La novedad del dictamen es que, por primera vez, un tribunal vasco ha admitido el origen laboral del problema, a pesar de que el afectado tiene una lesión previa en el oído, según ha informado CC.OO. de Euskadi.

A juicio del sindicato, este dictamen judicial puede marcar “un antes y un después” en la lucha contra el ruido en el trabajo, un peligro que afecta al 30 por ciento de la población ocupada, según datos de la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo.

Uno de los mayores problemas que se suele encontrar CC.OO. en la lucha por el reconocimiento de las enfermedades profesionales, y en particular de la sordera, son los casos en los que concurren factores laborales con lesiones de origen no laboral. En esos casos, tanto las Mutuas, como el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) y los tribunales suelen desestimar el reconocimiento del origen laboral de la dolencia al atribuirla a la existencia de una patología no laboral.

En este caso, efectivamente, el Servicio de Prevención de la empresa y de Mutualia, en primera instancia, y la propia Seguridad Social, después, negaron el carácter profesional de la sordera. CC.OO. denunció la “grave” actuación de Mutualia que recurrió la sentencia con argumentos que ahora el TSJPV “descalifica en todos y cada uno de sus puntos, tanto en la forma como en el fondo”.

El trabajador sufría una dolencia en el oído (perforación tubárica) de origen común. Esta circunstancia, unida a la exposición al ruido en el departamento de laminación de Nervacero, le ha causado una pérdida de audición permanente tanto de frecuencias agudas como de las conversaciones cercanas.

La Federación de Industria de CC.OO. de Euskadi ha acreditado que en Nervacero, donde el afectado ha trabajado como operario de mantenimiento eléctrico, el nivel medio de ruido es de 85 decibelios. Para ello, ha sido necesario recopilar las pruebas de las mediciones de ruido, así como las pruebas médicas de la planta de los últimos 10 años.

La sentencia establece que, a pesar de la lesión de carácter común, no se puede eludir la responsabilidad que los elevados niveles de ruido de la fábrica han tenido en el agravamiento de su capacidad auditiva. De hecho, la sentencia le ha reconocido el nivel más alto de sordera profesional contemplado por la ley.

Comisiones Obreras ha denunciado, una vez más, la actitud de Mutualia y el INSS al negar el reconocimiento de la enfermedad profesional y obligar a “judicializar los casos, empleando para ello recursos públicos pertenecientes a los propios trabajadores”.

“Además, este caso vuelve a sacar los colores a los Servicios de Prevención, que parecen más interesados en mejorar sus cuentas de resultados que en ejercer una vigilancia de la salud rigurosa”, ha concluido.

http://www.europapress.es/euskadi/noticia-reconocen-sordera-profesional-trabajador-nervacero-trapaga-tenia-lesion-previa-oido-20111010154125.html

 

Anterior Se duplican los accidentes mortales en el trabajo en nueve meses
Siguiente SETEM denuncia que Administración compra a fabricas que explotan laboralmente

Comentarios

Sé el primero en comentar

Normas de participación:

En abusospatronales.es no nos hacemos responsables de los contenidos de los comentarios. El usuario es responsable de la totalidad de las manifestaciones en Internet igual que en cualquier otro lugar. Los comentarios no tienen por qué corresponderse necesariamente con nuestra opinión. Los comentarios serán moderados y necesitarán la aprobación del equipo. Nos reservamos el derecho de suprimir referencias a personas concretas, insultos o amenazas, así como el derecho a no aceptar determinados comentarios -o parte de ellos- por el incumplimiento de las normas que exponemos a continuación. Lee las normas aquí. Lee también Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

.
Notificarme vía email si hay
avatar
Anónimo
Invitado
Anónimo

EULEN Zaragoza ha despedido a 103 auxiliares de infantil, que estaban avaladas por los directores de los colégios publicos donde desarrollaban sus trabajos. El sueldo y las condiciones laborales estában fijadas en el pliego de condiciones, pero EULEN paga por debajo de lo fijado a las nuevas trabajadoras. El resto de los beneficios los consigue contratando gente sin titulaciones, parados de larga duración, de edad avanzada o con discapacidad, y así se beneficia de las ayudas fiscales y demás ayudas estatales. A EULEN solo le interesa el beneficio propio, las 103 personas paradas se la traen al pairo.

wpDiscuz