"¿Tengo que esconder mi maternidad para poder trabajar?"


“Las mujeres estamos en el ojo del huracán. Si tienen que despedir a alguien, nosotras siempre tenemos más papeletas”. Quien habla es Amparo Gómez, trabajadora de cincuenta años y madre de dos hijos. “¿Que si la crisis afecta al empleo femenino? La crisis ha puesto en evidencia los defectos del mercado laboral español, que para las mujeres ha sido siempre más injusto que para los hombres”.
Con 30 años de experiencia, bilingüe de inglés y francés, esta administrativa tiene que “aguantar trabajar codo con codo con hombres peor formados, pero mejor remunerados”, denuncia a El Confidencial. Estas declaraciones tienen su refrendo en la Encuesta de Estructura Salarial 2009 (último dato publicado por el Instituto Nacional de Estadística), de la que se desprende que la ganancia media anual masculina en 2009 fue de 25.001 euros, mientras que la femenina fue de 19.502 euros. Eso supone que una trabajadora ganó el 78% de un trabajador o, desde el otro punto de vista, que el salario medio masculino es un 128% superior al femenino. Una realidad que se repite en todas las comunidades autónomas y en todas las ocupaciones, según el mismo estudio. El Ministerio de Igualdad rechazó en varias ocasiones las invitaciones de este diario para explicar esta situación.

Pero si la desigualdad salarial entre sexos es vox populi, no menos conocidos son los problemas para conciliar en el mercado laboral español. “Me despidieron por quedarme embarazada. Solicité una reducción de jornada y en la empresa me hicieron la vida imposible para forzarme a dejar el trabajo; como no lo hice, terminaron por ponerme de patitas en la calle”, cuenta a este diario Arantxa, abogada de 43 años, madre de tres hijos. Diecinueve años después su historia sigue vigente. Un ejemplo es Lucía Gutiérrez, de 35 años, abogada, que lleva en paro tres años. “Hice una entrevista hace un mes, todo apuntaba a que me iban a contratar hasta que se enteraron de que tenía un hijo. Nunca me llamaron. ¿Qué se supone que tengo que hacer, mentir, avergonzarme de ser madre?”, se pregunta desesperada.

Desde el Instituto de Investigaciones Feministas apuntan a una mayor implicación del hombre en la dinámica familiar como una forma de evitar situaciones como las que sufren estas mujeres. Y es que, como explica UGT, “permisos, reducciones de jornada, excedencias, etc., no dejan de ser instrumentos para facilitar la conciliación, pero sobre todo para que concilien las mujeres, hoy por hoy, con lo que ello conlleva: alejamiento del puesto de trabajo durante determinados periodos de tiempo, a veces largos, mayores dificultades para el mantenimiento del puesto de trabajo a medio o largo plazo, pérdida de oportunidades de promoción, reducción o pérdida de ingresos, interrupciones en la carrera de cotizaciones y de protección social, etc.”. Por ello, es “fundamental el sostenimientos del gasto en protección social”, opinan desde el sindicato.

¿Agrede la reforma laboral a la mujer trabajadora?

Las diferentes condiciones -actividad, ocupación y paro, temporalidad y parcialidad, retribución- de hombres y mujeres en el mercado de trabajo eran ya, antes de la crisis, una realidad que afectaba en menor o mayor medida a los países europeos, a pesar de las políticas a favor de la igualdad de trato y oportunidades llevadas a cabo durante las épocas de crecimiento económico anteriores.

“La mujer ha tenido históricamente una situación de inferioridad en el mercado laboral. Pero esta realidad va a empeorar debido a la reforma laboral”, alerta Carmen Bravo, secretaria confederal de la Mujer de CCOO. Desde este sindicato se denuncia el “claro componente ideológico, que busca apartar a las mujeres del trabajo para que se encarguen de los hogares a coste cero”.

Desde CCOO denuncian que para las mujeres esta reforma lo único que hace es “poner más trabas para acceder al mercado de trabajo y hacerlo en condiciones más precarias”. Es el caso de María Durán: “Empecé trabajando ocho horas y cotizando sólo cuatro. Ahora, trabajo seis: cuatro de forma legal y las otras dos gratis. Pero es lo que hay, no encuentro otro trabajo”, cuenta resignada a El Confidencial.

Una de las medidas de la reforma laboral impulsada por el Gobierno de Mariano Rajoy que más se aplaudió en un primer momento fue el contrato indefinido para empresas de menos de 50 trabajadores. Sin embargo, en relación con las bonificaciones que se establecen en este contrato, se “penalizaría a las mujeres desempleadas que no estuviesen percibiendo prestaciones de desempleo frente a las que sí lo estén cobrando. A lo que se podrían añadir además las discriminaciones por ser jóvenes, por no haber tenido nunca un empleo o por haber terminado el paro”, denuncia Carmen Bravo.

Salario mínimo y subida del IRPF

La congelación del salario mínimo, a pesar de ser uno de los más bajos de Europa (solo por debajo de Eslovaquia o Portugal), perjudica considerablemente más a las mujeres, porque un 15,5% de ellas ganan menos del salario mínimo, frente a solo el 5,6% de los hombres, según la Encuesta de Estructura Salarial. Además, la congelación del salario mínimo es especialmente perjudicial para algunos colectivos, como las empleadas de servicio doméstico (el 90% son mujeres), cuyo salario se fija tomando a aquél directamente como referencia.
Por su parte, las mujeres serán especialmente perjudicadas por la reforma del IRPF, que recae principalmente sobre las personas con menores niveles de ingresos. Además, “la pérdida de poder adquisitivo que van a seguir sufriendo las pensiones igualmente perjudica a las mujeres, puesto que, como media, la pensión que reciben es más baja que la de los hombres, casi el 61% de la que perciben los pensionistas masculinos. Hay muchas más mujeres pensionistas en situación precaria, de pobreza o exclusión: algo más del 70% de quienes reciben las más bajas pensiones no contributivas son mujeres”, alertan los sindicatos.

http://www.elconfidencial.com/sociedad/2012/04/01/tengo-que-esconder-mi-maternidad-para-poder-trabajar-95265/

Print Friendly, PDF & Email
Anterior Represaliado por ir a la huelga
Siguiente Despedidos sin previo aviso 25 trabajadores de la empresa pública IDI

Comentarios

Sé el primero en comentar

Normas de participación:

En abusospatronales.es no nos hacemos responsables de los contenidos de los comentarios. El usuario es responsable de la totalidad de las manifestaciones en Internet igual que en cualquier otro lugar. Los comentarios no tienen por qué corresponderse necesariamente con nuestra opinión. Los comentarios serán moderados y necesitaran la aprobación del equipo. Nos reservamos el derecho de suprimir referencias a personas concretas, insultos o amenazas, así como el derecho a no aceptar determinados comentarios -o parte de ellos- por el incumplimiento de las normas que exponemos a continuación. Lee las normas aquí. Lee también Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

.
Notificarme vía email si hay
avatar
wpDiscuz