Una enfermera de La Fe desarrolla 5 tumores por exceso de radiación


No es necesario vivir dentro de los treinta kilómetros del perímetro de seguridad de la central nuclear de Fukushima y haber estado expuesto a la radiación que emiten alguno de los seis reactores para ser una víctima y sufrir alteraciones cromosómicas en el ADN. En un ambiente tan esterilizado con el hospital La Fe también puede ocurrir.

Mirentxu Viamonte, que ha trabajado en ese centro hospitalario como enfermera expuesta a radiaciones ionizantes durante 30 años y está siendo tratada de cinco cánceres de piel en el Instituto Valenciano de Oncología, ha conseguido que el juzgado de lo social número 7 de Valencia declare que el hospital ha incumplido las medidas de seguridad e higiene en el trabajo y que la empleada no pudo someterse a exámenes médicos específicos “ante el trabajo de riesgo que efectuaba”.

El tribunal afirma que la enfermedad se produjo por la sobreexposición a radiaciones ionizantes. por lo que condena a la Conselleria de Sanidad a abonarle un recargo del 50% -“en atención a la gravedad de la falta”- de todas las prestaciones económicas de la Seguridad Social “causadas por la enfermedad profesional”.

El magistrado considera que en el hospital no se aplicó una política de prevención de un riesgo patente, “que se manifiesta en la acreditada sobreexposición de la denunciante a las radiaciones ionizantes, según dosimetría biológica”. El juez califica su caso como enfermedad profesional.

Mirentxu no solo ha desarrollado cinco tumores de piel sino que a la trabajadora además se le ha diagnosticado una alteración cromosómica en el ADN.

A la enfermera, que manejaba un intensificador de imagen en los quirófanos, se le declaró no apta para el trabajo con radiaciones ionizantes el 1de diciembre de 2003, “sin que anteriormente -recoge el fallo judicial- conste examen médico específico” que mostrara su mayor susceptibilidad a ser afectada por las radiaciones ionizantes, “cuando era obligación del hospital adecuarle el puesto de trabajo por sus especiales condiciones”.

La Inspección de Trabajo reitera que entre las deficiencias que se han constatado destaca, “la falta de constitución del Servicio de Prevención del hospital La Fe, la falta de actuación preventiva a elaborar por el correspondiente servicio, la evaluación de riesgos y la planificación de las medidas a adoptar, según la gravedad del riesgo detectado”.

Por otra parte, el jefe del servicio de Protección Radiológica de La Fe, doctor Villaescusa, declaró a Levante-EMV que la enfermera no había sufrido sobreexposición de radiaciones ionizantes y que las lesiones cancerígenas que padece se deben a su predisposición genética, igual que su alteración de ADN.

La enfermera ha criticado que el Servicio de Protección Radiológica y el de Riesgos Laborales estén todavía en el hospital de Campanar: “Con la crispación que hay entre los empleados a raíz del traslado es tremendo que estos servicios no se hayan trasladado aún”.

http://www.levante-emv.com/comunitat-valenciana/2011/05/25/enfermera-fe-desarrolla-5-tumores-exceso-radiacion/809970.html

 

Anterior El 40% de los contratos en Málaga no duran ni un mes
Siguiente Un ex trabajador pide la suspensión de las elecciones sindicales en Alosa

Comentarios

Sé el primero en comentar

Normas de participación:

En abusospatronales.es no nos hacemos responsables de los contenidos de los comentarios. El usuario es responsable de la totalidad de las manifestaciones en Internet igual que en cualquier otro lugar. Los comentarios no tienen por qué corresponderse necesariamente con nuestra opinión. Los comentarios serán moderados y necesitarán la aprobación del equipo. Nos reservamos el derecho de suprimir referencias a personas concretas, insultos o amenazas, así como el derecho a no aceptar determinados comentarios -o parte de ellos- por el incumplimiento de las normas que exponemos a continuación. Lee las normas aquí. Lee también Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

.
Notificarme vía email si hay
avatar
wpDiscuz