Condena de 3.000 euros a un empresario por «deslegitimar» a una delegada sindical


El Juzgado de loSocial ha condenado al propietario de la empresa de limpieza Patecran por atentado contra la libertad y garantías sindicales y le obliga a pagar una multa de 3.000 euros por «deslegitimar» delante de los trabajadores a una delegada de UGT. El empresario afectado ha recurrido el fallo del tribunal porque considera que este sindicato «no tiene representación alguna en su empresa» y la representante sindical se presentó en una reunión interna «sin acreditación alguna».

La sentencia, apunta Carlos Andrés Mahamud, secretario de la Federación de Servicios FES-UGT,  es reflejo de las «irregularidades»  laborales en las que viene incurriendo este grupo de limpieza Garman, integrado por las empresas Patecran y Queicar, que no solo habría impedido la celebración de elecciones sindicales en los últimos años, sino que tampoco admite representantes de los sindicatos en sus reuniones laborales. 
Por contra, su propietario desmiente estas afirmaciones y asegura que tienen representación sindical y cuentan con dos sentencias a su favor refrendando el convenio colectivo aprobado por los trabajadores.
El conflicto que ha motivado la última sentencia se origina el pasado mes de abril, cuando el dueño de Patecran decide «unilateralmente» rebajar un 10% el salario de toda la plantilla (unas 80 personas, aproximadamente), informa UGT. Este hecho se denunció ante FAEy la patronal provincial del sector (Abelel), ante lo cual se convocó una asamblea de trabajadores el pasado mes de junio para explicar y justificar la rebaja de salarios que se había aplicado a la plantilla dos meses antes.
«En la asamblea se presentó la secretaria de limpieza de UGTy el empresario la zarandeó e intentó sacarla arrastras cuando esta representante sindical tenía todo el derecho a estar en esta reunión para asesorar a estas trabajadoras», apunta Mahamud. De hecho, pese a este incidente, la asamblea se celebró «y las trabajadoras se vieron arrastradas a decir que ‘sí’ a todo», lo que además de la rebaja salarial incluía el fin de la cobertura del 100% de las incapacidades temporales y la reducción de permisos y moscosos.
UGT, que ha planteado un conflicto colectivo en contra del convenio, matiza que esta forma de actuar no es la norma en el sector de la limpieza en Burgos.
Print Friendly, PDF & Email

Únete al debate

avatar
  Sigue el debate:  
Notificarme vía email si hay