Las bajas por enfermedad se reducen un 41% en la crisis por temor a perder empleo y sueldo


La media mensual de bajas de trabajadores madrileños en 2007 era de 83.630, mientras que este año es de 48.754, según la datos de la Seguridad Social.

"Hay miedo a perder empleo y sueldo, por eso hay gente que se niega a coger la baja aún estando enfermos", dice una abogada laboralista.

La duración media de una baja es un 16% mayor que en 2007. "Hoy, la gente evita pedir bajas cortas aunque las necesite", dice un académico.

"Me dijeron que si no volvía, me despedían", cuenta María, una esteticista que tuvo que regresar a su trabajo aunque su recuperación no era completa.

El pasado 7 de octubre, Elena sufrió una severa lesión en una rodilla, anduvo con muletas un mes y medio, y a los dos meses de baja la empresa la conminó a volver, aunque aún no estaba completamente recuperada. "Ni siquiera me planteé extender la baja, aunque no estaba plenamente recuperada: no puedo dejar que me despidan porque necesito el trabajo", dice Elena, que hace una semana volvió a la clínica estética del norte de la ciudad de Madrid donde trabaja hace más de un año.

Su caso ejemplifica el descenso de un 41,7% en la media mensual de bajas laborales por contingencias comunes (enfermedad no laboral) en la Comunidad de Madrid respecto a 2007.

Ese año, el último antes del estallido de la crisis, la media de bajas laborales era de 83.630 trabajadores al mes. En 2014 es de 48.754 hasta septiembre (último mes computado).

Tras la reforma laboral de 2012, no es fácil que un trabajador pueda mantener su puesto de trabajo después de dos meses de baja por enfermedad, un tiempo tras el cual la legislación permite a la empresa un despido procedente. "Así que le metía presión a mi fisioterapeuta para llegar a tiempo", dice Elena.

Especialistas señalan que comportamientos como éste son habituales en tiempos de crisis. "Con la crisis han cambiado mucho los comportamientos laborales; y con esta legislación, la gente se lo piensa dos veces antes de pedir la baja", dice Florentino Felgueroso, director de la Cátedra de Capital Humano y Empleo de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea).

Menos dinero, menos salud

Mientras un trabajador está de baja, percibe cerca de un 20% menos de su salario. Hoy, muchas personas no pueden permitirse resignar ese ingreso, por lo que descartan pedir una baja aunque la necesite. "No piden baja porque cobran menos: hay familias que apenas llegan a comer, y si pierden una parte del salario, no comen", cuenta Lydia Moreno, abogada laboralista.

La duración media de las bajas ha subido un 16% (de 28,24 días a 32,76) en la Comunidad, lo que podría ser un indicador de que si alguien pide una baja es porque realmente no puede hacer su trabajo, más allá de estar o no enfermo. "La gente que tiene la necesidad de una baja corta porque está enferma suele aguantar y no pedirla, aunque realmente la necesite", dice Arturo Lahera, profesor de Sociología de la Universidad Complutense de Madrid. "Se han mantenido las de larga duración, que son las que no dejan más remedio que pedirlas", señala.

Entre el empeoramiento de las condiciones, Lahera destaca el recorte de convenios del sector público que permitían que aun de baja se cobrara la totalidad del salario; la ampliación de la jornada laboral debido a que, tras los despidos, menos personas tienen que hacer el mismo trabajo; o las reducciones salariales.

El académico vaticina también un deterioro de la salud general a medio plazo, debido al empeoramiento de las condiciones de trabajo. "Las jornadas son más largas y de mayor intensidad, al trabajo de los tres millones y medio de puestos de trabajo perdidos los tienen que cubrir los empleados actuales", explica, agregando que también el estrés que produce la reducción salarial desgasta la salud. "Actualmente, las posturas enfrentadas son: los que dicen que antes se abusaba, frente a los que dice que hoy hay trabajadores que, aun con razones para pedir baja, no lo hacen porque tienen miedo de ser despedidos", dice. "O antes se abusaba, o ahora la gente está desprotegida", recalca.

Desde Comisiones Obreras dicen que han constatado que "la gente va a trabajar enferma". "Hemos detectado casos de trabajadores enfermos que le piden al médico de atención primaria su medicación, pero que les ruegan que no les dé la baja por miedo a perder el trabajo, o a que les sancionen, o a que les bajen el salario, o a que no les renueven: no ejercen sus derechos", señala Carmelo Plaza, responsable de salud laboral en CCOO Madrid.

El papel de las mutuas

La última reforma laboral, de julio de este año, permite que las mutuas emitan altas laborales tras 20 días de baja, con lo que la Seguridad Social pierde poder de control sobre las mismas. Elena cuenta que desde la mutua que controlaba su enfermedad la presionaban para que volviera a trabajar. "Al comienzo de mi lesión, yo aún no podía pisar sin muletas, y me las quitaban y me hacían caminar con dolor, y me decían 'Vuelve al trabajo'", cuenta.

Lydia Moreno dice que las mutuas "acosan" a los trabajadores. "Las mutuas llevan una política de acoso. Cuando el médico de cabecera te da la baja, ellos van y la revisan de manera insistente. Y si la mutua te da el alta, eres tú el que tiene que ir a demandar o reclamar, así que muchas veces la gente vuelve al trabajo por temor o desgastadas por este acoso por esta insistencia", señala.

Hielo en la rodilla

El esfuerzo que hace Elena para ir a trabajar le produce unos dolores que le obligan a ponerse hielo cada vez que llega a su casa. "Además, tengo que coger el coche porque tengo un tramo de metro sin ascensor, y no puedo usar las escaleras", cuenta, agregando que su fisioterapeuta le recomienda no estar mucho tiempo de pie. "Así que procuro atender a las clientas sentada, cuando puedo", señala.

Este no es el único sacrificio que ha hecho Elena para mantener su puesto de trabajo: también ha tenido que pagarse ella misma las sesiones de fisioterapia debido a que la Seguridad Social no le daba turno hasta febrero. "Me toca pagar sesiones privadas, a 130 euros las cinco sesiones, y ya llevo como quince… y las que me quedan", explica.

http://www.20minutos.es/noticia/2325893/0/bajas-laborales-crisis/espana-trabajo-enfermedades/empleo-sueldo-recortes/

Print Friendly, PDF & Email
Anterior Teleoperadores del servicio 112 y técnicos del GREA protestan en Las Setas contra peores condiciones laborales
Siguiente Contrato: 4 horas; jornada: 9 horas y pico; salario: 500 euros

Comentarios

Sé el primero en comentar

Normas de participación:

En abusospatronales.es no nos hacemos responsables de los contenidos de los comentarios. El usuario es responsable de la totalidad de las manifestaciones en Internet igual que en cualquier otro lugar. Los comentarios no tienen por qué corresponderse necesariamente con nuestra opinión. Los comentarios serán moderados y necesitaran la aprobación del equipo. Nos reservamos el derecho de suprimir referencias a personas concretas, insultos o amenazas, así como el derecho a no aceptar determinados comentarios -o parte de ellos- por el incumplimiento de las normas que exponemos a continuación. Lee las normas aquí. Lee también Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

.
Notificarme vía email si hay
avatar
wpDiscuz