La Inspección de Trabajo ha sancionado a Travel Experience por publicar en la red social de profesionales Linkedin una oferta de trabajo “discriminatoria”, según UGT. La empresa buscaba trabajadores entre 25 y 35 años que no estuvieran afiliados a ningún sindicato. El inspector ha detectado que la empresa cometió una infracción muy grave, lo que puede implicar una multa entre 6.275 y 187.515 euros. Empleo señala que ahora la empresa puede alegar para que la sanción sea la mínima.

El pasado 5 de noviembre UGT envió una carta a la Inspección de Trabajo en Madrid en la que le instaba a investigar una oferta de trabajo que Travel Experience publicitaba en Linkedin. “Se exige a los candidatos tener una edad de 25 a 35 años y no estar afiliado a ningún sindicato. (Acompañamos pantallazo de la oferta de referencia). Las exigencias de la empresa se han redactado de forma tan burda y contundente que hacen innecesario redundar en las discriminaciones contenidas en sus términos”, explicaba el secretario de Acción Sindical, Toni Ferrer.

Se trata de una infracción muy grave, lo que puede implicar una multa entre 6.275 y 187.515 euros.

La respuesta ha llegado en una carta fechada el 9 de noviembre, a la que ha tenido acceso este diario, en la que el director general de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, José Ignacio Sacristán Enciso, le comunica al secretario de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer, quien le instó a comenzar sus pesquisas, que han detectado una “infracción muy grave”.

Además, Enciso apunta que la inspección provincial de Madrid también está investigando a la red social Linkedin por albergar este tipo de publicidad. “Se van a realizar actividades inspectoras sobre la red profesional que albergaba y ha permitido la publicidad de la oferta discriminatoria”, apunta la carta.

Según puede verse en la carta que remitió UGT a la Inspección, Travel Experience no solo dejaba fuera de su oferta a los que estuvieran afiliados a un sindicato, también a quienes no tuvieran entre 25 y 35 años. En concreto, la compañía buscaba un trabajador que desempeñara tareas de administrativo, cobro y gestión de reservas. Para esto, además de la edad y que no estuviera sindicado, la empresa reclamaba que a los aspirantes que fueran bilingües en inglés y español, y valoraba que se supiera italiano, francés y alemán. También pedía un año de experiencia y estudios en Administración, hostelería y con perfil comercial. En la captura de la pantalla a la que ha tenido acceso este diario no se mencionaba el sueldo.