Me llamo David y tengo 37 años. Soy un profesional de la educación social desde hace 12 años, además de sexólogo, monitor de tiempo libre, educador ambiental y estudiante de psicología.

Entré a trabajar en Aldeas Infantiles SOS el 12 de septiembre de 2012 con mucha ilusión y tras superar tres entrevistas de trabajo. Pero nada más comenzar mi labor profesional en el proyecto «Integración y Deporte» y como centro de trabajo el Centre Obert de Sant Adrià de Besòs, noté cómo la entidad incumplía una serie de obligaciones laborales, provocando graves consecuencias para profesionales, familias y chavales con quienes trabajamos.

¿A qué no tenemos derecho?
-A revisiones médicas,
-Evaluaciones de riesgos psicosociales,
-Vacaciones proporcionales y que no sean en agosto,
-Pluses por coordinación,
-Proporcionalidad entre días trabajados y libres.

¿Qué otras normativas laborales incumple Aldeas Infantiles?

-Nos obliga a llevar a cabo funciones no propias de nuestro contrato o categoría,
-Nos obliga a trabajar gratis y horas extras, prohibidas expresamente por convenio,
-Así que hemos superado la jornada anual máxima en más de 50 horas y
-Nos ha contratado a tres profesionales en fraude de ley (por ej., son contratos por obra y servicio determinado, pero luego nuestro trabajo sobrepasa, con las tareas realizadas, ese tipo de contratación. Igualmente, una compañera, a la que tenían que haber pasado a indefinida al cabo de dos años, por convenio, la mantienen igual).

Traté de dialogar con la entidad, pero además de no querer solucionar nada, tratar de engañarme diciendo que el convenio ya no tenía vigencia y que yo estaba equivocado en todo lo que reclamaba, Aldeas Infantiles comenzó a difundir rumores en el centro de que me iba a despedir. Me afilié a CNT-AIT y después de cuatro meses esperando la respuesta que me prometió en septiembre de 2013 el director territorial de la ONG, hube de denunciar a Inspección de Trabajo.

Inspección de Trabajo apareció en el centro el martes 4 de febrero de 2014. El 5, Aldeas Infantiles me citó a una reunión para el viernes 7 de febrero, día que me despidió.

¿Qué resolución ha dictado Inspección de Trabajo? Obliga a Aldeas Infantiles a corregir una serie de deficiencias que yo denuncié.

¿Qué sucedió en el acto de conciliación previo al juicio? Aldeas Infantiles me ofreció el despido improcedente y una indemnización, para deshacerse de mí, obviamente.

¿Qué busco yo? Mi readmisión, mi vuelta al trabajo; que Aldeas Infantiles rectifique sus mentiras y engaños a las familias y niños sobre mi profesionalidad. Que esta ONG, que presume de Observatorio Ético respete los derechos de las trabajadoras y trabajadores.

En la página de Facebook «Que Aldeas Infantiles readmita a David en su puesto de trabajo» hay información más extensa sobre mi caso y las acciones que está llevando a cabo el sindicato.

Gracias.