Centro de estética con mala cara


Hola, tengo 23 años y llevo desde los 18 trabajando. Actualmente estoy trabajando en un centro de estética y adelgazamiento muy conocido en el que los tratamientos van desde los 650€.

Estoy a media jornada y supuestamente cobro 480 € pero en los últimos dos meses me están quitando 40 € de la nómina y no me explican por qué.  No me facilitan nóminas, además llevo desde marzo trabajando y no hacen más que renovarme de 2 a 3 meses. En julio me terminó el contrato y no me pagaron un finiquito adecuado de 339 € por fiarme de más. No tengo derecho a reclamar nada puesto que lo que firmé lo ponía bien claro: que no tengo derecho a reclamar ni pedir nada más. Perdí el paro porque no me dieron nada de papeles y en agosto trabajé en negro.

Hago de todo sin tener ni siquiera el auxiliar de estética, trabajo con aparatología, hago masajes, limpio en profundidad, ordeno, coloco stock, vendo, atiendo teléfono, lavadora, secadora y normalmente me suelo encargar yo de la sala con 6 cabinas.

Estoy entrando en depresión y cada día voy mas desanimada al trabajo puesto que no valoran nada de lo que hago. Las clientas se dan cuenta de que voy estresada y aún así mi jefa me presiona más mientras ella se queda sentada con el móvil en su despacho.

Yo ya no sé qué hacer, según el BOE mi obligación es limpiar lo que trabajo, no en profundidad. Psicológicamente me mata, hasta se me nota en la cara, ella misma me dice que me pinte que tengo mala cara. Mi pregunta es ¿cómo no tener mala cara?, ¿cómo estar cómoda en un sitio que no te valoran? Donde trabajas el doble que la jefa y cobras menos de la mitad que ella. No pido una millonada pero 500 € mínimo creo que no estaría mal y más haciendo funciones de técnico: arreglando maquinaria, desmontando las maquinas y limpiando en profundidad, cambiando bombillas…

En fin, ese es mi relato y me termina el último contrato, que me hicieron el 18 de septiembre, en diciembre próximo y mi idea es no renovar, puesto que esto me está afectando física y mentalmente. Las contestaciones y formas de hablar son duras y al principio de entrar a trabajar llegué a llorar varias veces de la impotencia; me hacían sentir como si fuese tonta cuando jamás en la vida me habían hecho sentir así. He sido encargada de salón de juegos con más de 20 máquinas yo sola y atendiendo barra con cuadres de caja de 6000 €, nunca me faltó dinero, pero ésta es una actividad completamente diferente a mis anteriores trabajos y no ha tenido ni tiene paciencia para explicarme las cosas, me riñen por cosas que luego ellas mismas hacen pero ante todo te hacen sentir como la más mísera mierda y todo porque eres la trabajadora o “chacha”, porque así me siento haciendo trabajo de técnico y cobrando como auxiliar. Estoy tratando de sacarme el técnico superior en una escuela privada y hasta me ponen trabas a la hora de acudir a clase, porque me parten los horarios, en fin ya no se qué hacer ni a quién acudir. Gracias por atenderme.

Print Friendly, PDF & Email

Únete al debate

avatar
  Sigue el debate:  
Notificarme vía email si hay