Soy una extrabajadora de El Corte Inglés Valencia. El pasado 12 de mayo me despidieron por el robo y hurto de un teléfono móvil que me encontré en el suelo de uno de los almacenes de mercancía. Recogiéndolo y sacándolo a tienda lo dejé guardado en el cajón del terminal o caja de cobro mientras terminaba de atender a unos clientes que tenia. D

Dejando a  mis clientes  con la palabra en la boca vi cómo unas compañeras estaban buscando algo y pensé que una de ellas era la dueña del móvil. Me dirijo a ellas y les pregunto qué buscan, y me dice una de ellas: un móvil. Y digo: Lo tengo yo, me lo encontré en el almacén en el suelo. Perdona por no avisar ni buscar a nadie, pero estoy atendiendo y estoy sola y no me ha dado tiempo. Mira, lo tengo aquí guardado y sin más se lo entrego. Pasados unos cuantos minutos sin clientes en tienda, me dirijo a la compañera dueña del móvil de nuevo y le pido disculpas por el sofoco que le causé sin querer. Luego a la media hora o así me llama mi jefe, subo a personal, con el jefe de personal y jefe de seguridad también, y me interrogan por el robo y hurto del móvil de la compañera. Yo les explico todo lo que pasó, y sin más me despiden por robo. La política de la empresa:
1) primero es el cliente
2) una de las normas nuevas es que está prohibido llevar móviles a la tienda, y es causa de despido si te pillan con un móvil sin previa autorización.

Al día siguiente hablamos de nuevo ella y el jefe de personal, más el jefe de seguridad, y me persuaden constantemente para que lleguemos a un acuerdo y si lo hacemos me quitan la cláusula del despido. Yo no acepto.

Después de 13 años me quieren pagar 33 días por año. No hemos llegado a una conciliación y estoy a la espera del juicio en abril 2014. Sigue habiendo despidos. En concreto en mi centro cuatro más después del mío. Uno por protestar por los nuevos horarios, otro por coger unos pollos caducados, y el otro por ludopatía. Lo peor es que ellos sí han firmado el despido.