Despidos en Polyone


Estas palabras son para denunciar el trato que hemos recibido los tres trabajadores despedidos en la empresa Polyone de Oricáin.

El lunes 17 de septiembre acudí a trabajar a la fábrica en el turno de tarde. Estaba contento ya que comenzaba mi reducción de jornada para el cuidado de mi hija. Al llegar me dieron aviso de subir a hablar a la oficina con la responsable de recursos humanos. Subí cabreado pensando que tendrían alguna objeción con la reducción de jornada que me habían concedido previamente (no sin dificultades), pero resulta que el motivo fue peor, se trataba de mi despido.

Cuando subí a la oficina las palabras textuales del abogado de la empresa fueron: “Ya te imaginarás por qué te hemos llamado, ¿no?”. Yo respondí que no. Entonces comenzó a hablarme de cuestiones relacionadas con la empresa, y fue entonces cuando me di cuenta de que me estaban despidiendo. Nervios, bloqueo mental y, de repente… en la calle. El segundo despido fue en el turno de noche, a las 22.30, cuando mi compañero llevaba media hora trabajando. Y el tercero a las 7 de la mañana del día siguiente en iguales circunstancias.

Esta forma de hacer las cosas da mucho que pensar. En realidad los jefes lo tenían todo bien pensado… La noticia del despido nos la dieron cuando ellos no estaban. Unos jefes que no han tenido el valor para mirarnos a los ojos y decirnos el motivo real de los despidos; sí, esos que coaccionan para que no te cojas la baja por un accidente laboral, y que -por lo que se ve- les molestamos mucho (hasta el punto de despedirnos) los trabajadores que nos acogemos al derecho legal de reducir la jornada para cuidar a nuestros hijos… Siempre se puede y se debe encontrar una solución antes que destruir empleo, si es que realmente hay un problema. Lo que pasa es que en el actual contexto, y en la mayoría de las empresas, el problema que lleva a los despidos no es tal, sino que se está utilizando de forma indecente el actual marco legal resultante de las sucesivas reformas laborales para despidos injustificados.

Ahora bien, si los trabajadores no estamos de acuerdo con todo lo que está pasando, es hora de que empecemos a unificar criterios y aclarar qué modelo social y laboral pretendemos a cambio, y qué acciones debemos emprender para buscarlo. En ese camino de movilización debemos encontrarnos todos, y, evidentemente, el modelo a defender no puede seguir basándose en una competitividad que siempre nos perjudica a los trabajadores, sino que habrá de cimentarse en el principio del reparto del trabajo y los beneficios de este. Es lo que yo he defendido siempre, mucho antes de que me despidieran.

Un saludo y fuerza para mis excompañeros.

http://www.noticiasdenavarra.com/2012/11/06/opinion/cartas-al-director/despidos-en-polyone

Print Friendly, PDF & Email

Únete al debate

avatar
  Sigue el debate:  
Notificarme vía email si hay