Mucho se ha hablado últimamente y en los diferentes medios de la situación de semi-esclavitud en la que viven hoy en día muchos trabajadores en nuestro País. Escribo esta carta porque me gustaría ponerle nombre y cara a las empresas que están permitiendo este tipo de contratos basura desde la legitimidad que le otorga la ley pero con la total falta de ética.

Querría hacer hincapié en un modelo de negocio que bajo mi punto de vista está vulnerando los derechos fundamentales de sus trabajadores y convirtiéndoles en empleados en situación de pobreza. Este es el sector cuyo beneficio se basa en la contratación de recursos humanos para terceras empresas. Voy a centrarme en un ejemplo que conozco bien, para que todo el mundo me entienda, y comprenda el porqué de esta afirmación que hago.

Voy a hablar de Emergia. Una empresa de gestión de Contact Center, o lo que es lo mismo, los que contratan y gestionan los equipos de personas que van trabajar como teleoperadores para solucionar problemas de clientes, campañas de marketing, etc…

Si tuviera que resumir en una frase el modelo de contrato que ofrece Emergia a sus trabajadores sería: trabaja mucho, cobra poco y no te quejes o te vas. Sólo en Madrid, para el servicio de atención al cliente de Yoigo, tienen alrededor de 500 personas entre las cuales la media del salario mensual que reciben es de 600€, y contando con que la mitad de estas contrataciones son eventuales con un máximo de dos o tres meses de duración. Estos trabajadores sufren abusos como pueden ser que cambien su horario de un día para otro excusándose en las necesidades del servicio o tener que soportar a diario un nivel de estrés que puede observarse en ataques de ansiedad, y muchas otras situaciones que algunos podríais pensar que suele ser cosas que ocurren a diario en cualquier tipo de trabajo. El principal problema que esto acarrea es que un trabajador de Emergia está totalmente abandonado por su empresa. Emergia basa su negocio en vender el trabajo de cada uno de sus empleados en este caso a Yoigo. Con esto estamos convirtiendo horas de trabajo de personas en moneda de cambio.

En la situación de crisis económica en la que hoy en día vivimos este tipo de empresas lo tienen muy fácil: “Si no quieres aceptar estas condiciones doy una patada a una piedra y encuentro 20 deseando trabajar conmigo”. Muchos podrían pensar que la solución a estos problemas pasa por hacer un escrito formal al departamento de Recursos Humanos de esta empresa y ponerle en conocimiento del descontento generalizado. Sin embargo, si preguntas a cualquier empleado sobre esto, te va a responder que el departamento de Recursos Humanos en Emergia se ha convertido en el enemigo. La función de este departamento es la de hacer triquiñuelas con los horarios de los trabajadores para cubrir el mayor espacio de tiempo por el menos coste. Por ejemplo, todas las semanas obligan a los trabajadores a hacer días extras a cambio de de días de vacaciones sin la posibilidad cobrar por esas horas. Como comprenderéis para personas que cobran 600€ su preferencia sería la de cobrar y sumar algo a su salario.

Por último me gustaría terminar haciéndole una pregunta al Director Gral de Yoigo. ¿Considera a estas personas que trabajan para su compañía como empleados de Yoigo? ¿Conoce usted las condiciones en las que se encuentran estos trabajadores subcontratados? La respuesta negativa a esta última pregunta en mi opinión sería totalmente mentira, puesto que la oficina donde se encuentra el back Office de Yoigo está en el mismo edificio que el call center de Emergia y los contratados tanto por Yoigo como por Emergia conviven diariamente en el mismo recinto.

El problema es el de siempre… seguimos teniendo miedo de perder nuestro trabajo.

Gracias y un saludo.