Quiero relatar la poca vergüenza con que la empresa Salesland juega con la gente y sus ganas y necesidad de trabajar. Esta empresa se dedica al telemarketing. No recomiendo a nadie tomarse la molestia de ir hasta allí para las entrevistas constantes que hacen para una campaña de tarjetas de Citibank, ya que te dicen que es una campaña muy estable, pero la sorpresa te la llevas cuando vas a la formación y te encuentras con 20 personas y dicen que hay posibilidades para todos.
Al final contratan a todo el que vaya para despedirlo a los dos días y luego programar otra formación cada dos semanas para así contratar otras 20 personas ilusionadas en trabajar y luego darles la patada.
Otra cosa importante es que las personas que trabajan allí dejan mucho que desear en cuanto al trato al personal nuevo.