FETICO, el sindicato favorito de las empresas

Por Fermín Grodira, publicado en yoIBEXtigo, LaMarea


FETICO (Federación de Trabajadores Independientes del Comercio) es una federación de sindicatos “independiente” que nace en 1979 en un contexto “donde los sindicatos autodenominados de clase tenían como principal misión ser correa de transmisión de los partidos políticos de los que dependían directamente”, explica la federación sindical en su web. Hoy en día es el sindicato mayoritario en el Grupo DIA y cuenta con más de 60.000 afiliados/as y 6.000 delegados/as en todo el sector del comercio, según la propia FETICO.

En la página web la cantidad de ofertas del Día del Afiliado/a para ir al Parque de Atracciones de Madrid, las frases motivacionales y sus actos solidarios, dejan poco espacio para informar de los éxitos electorales, hacer campaña para comicios sindicales y oponerse a la apertura comercial generalizada. Según Enrique Martín Criado, sociólogo de la Universidad Pablo de Olavide que ha investigado junto con la socióloga Pilar Carvajal Soria su labor, “FETICO es un sindicato que trabaja para las empresas” pese a que “intenta presentarse como un sindicato independiente”.

Las acusaciones de ser un sindicato pro-empresa se nutren de diversas sentencias judiciales que acreditan una afinidad por parte de El Corte Inglés hacia FETICO. El Tribunal Constitucional dictaminó en 1998 un trato de favor “en materia salarial y profesional” por parte de El Corte Inglés a los representantes sindicales de FETICO y FASGA (Federación de Asociaciones Sindicales de Grandes Almacenes) frente a los de UGT y CCOO, constitutivo de discriminación sindical y contrario a la libertad sindical.

En 2005, un juzgado de lo Social de Sevilla dio por probado que la compañía del triángulo verde “apoya de forma sistemática a dos sindicatos afines” como son FETICO y FASGA, “estimulados por la propia empresa. Así, la empresa canaliza a través de estos sindicatos las “mejoras” ofertadas a la plantilla, estimula la afiliación a los mismos, y premia la “afinidad” de dichos sindicatos a la empresa mediante la promoción económica y profesional de sus dirigentes y afiliados. Esta “labor de estímulo de sindicatos afines” en El Corte Inglés “ha venido acompañada de una conducta de entorpecimiento de la sindicación y la actividad sindical de los sindicatos distintos a FASGA y FETICO, en especial de CCOO”, añade la sentencia.

Preguntado por estas resoluciones judiciales, desde el sindicato destacan que “FETICO no se encontraba presente en el proceso  judicial”, por lo que ”no ha tenido oportunidad de pronunciarse”. Para la organización sindical “resulta absurdo hablar de un trato de favor” hacia FETICO cuando tienen “una representación minoritaria en El Corte Inglés”.

En opinión de Martín Criado, la Federación de Trabajadores Independientes del Comercio “es el sindicato de la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (ANGED)”, la patronal de algunas de las mayores cadenas de tiendas. Para lograr la hegemonía en el sector del comercio, FETICO cuenta con la ayuda de las compañías para no permitir “a otros sindicatos presentarse a las elecciones”, explica el sociólogo.

¿Pero cómo logra convencer a los trabajadores para ser el más votado si realmente trabaja para el interés de la empresa y no de las personas trabajadoras? Según Ángeles Rodríguez, coordinadora de Comercio en la Federación de Servicios de CCOO, que lo considera “una asociación” favorecida por la patronal y no un sindicato, la clave del éxito es que “presenta candidaturas en todos los centros de trabajo”, frente a los pocos sindicatos que logran competir electoralmente con FETICO.

Rodríguez denuncia que la principal organización del comercio utiliza artimañas para invalidar candidaturas rivales como ocurrió supuestamente en el IKEA de Arroyo de la Encomienda (Valladolid). En la tienda sueca, un trabajador afiliado a FETICO se presentó en la lista electoral de CCOO en 2016 y renunció un día antes de la proclamación provisional sin que la mesa electoral ni el candidato hubieran avisado a CCOO, lo que supuso la invalidación de la única candidatura rival de FETICO.

Tras la impugnación de las elecciones sindicales por CCOO y un laudo arbitral que declaraba válida la lista electoral alternativa a FETICO, la Federación de Trabajadores Independientes del Comercio demandó a su vez contra el dictamen arbitral que permitía la candidatura rival. La sentencia que dirime el caso y a la que ha tenido acceso La Marea da la razón a CCOO y considera que la renuncia del trabajador ha de ser “valorada con recelo” por su afiliación y su posterior candidatura en las listas de FETICO.

El sindicato demandante aclara que ellos no intervinieron en la decisión de la mesa electoral y que “la renuncia de candidatos a las listas de cualquier sindicato entra dentro del derecho y voluntad de los trabajadores a determinar su pertenencia a una u otra candidatura”. FETICO aclara que “a raíz de la sentencia aludida se repitió el proceso electoral, dando como resultado el crecimiento de la representación en la empresa de CCOO, y FETICO no procedió a demandar ni a obstaculizar en ningún modo la decisión de los trabajadores”. El resultado de las elecciones repetidas fue, de nuevo, otra mayoría absoluta para FETICO. El sindicato no ha explicado por qué decidió impugnar en primer lugar el laudo arbitral que permitía una lista rival en las elecciones sindicales.

Cuando otros sindicatos logran presentarse a elecciones, FETICO gana las elecciones “haciendo pequeños favores” a los “muchos trabajadores que saben poco de derechos laborales y de sindicatos”, ya que la empresa permite a los delegados sindicales de FETICO ser conocidos por los empleados, cuenta Enrique Martín Criado. Otra táctica para ganar afiliación y votos, tanto para el sociólogo como para la sindicalista, consiste en “vender” como éxitos de FETICO la transposición de la legislación laboral general a los convenios propios.

Volviendo al caso concreto de DIA, desde el sindicato CNT denuncian que “la empresa promueve la afiliación en FETICO de los trabajadores”, que “pasan por ese aro para poder optar a ser indefinidos”, cuenta Beltrán Roca, secretario del sindicato de El Puerto de Santa María (Cádiz). M.J.C., extrabajadora, clama contra FETICO porque “no ha hecho ninguna queja” sobre las malas condiciones de trabajo. “Al revés, dicen que es una fortuna tener trabajo en una provincia con tanto paro. Lo que hay que hacer es poner a todo el mundo de nuestra parte. Esa es la filosofía de FETICO”.

Y es que FETICO, además de definirse como sindicato libre, pluralista, independiente, democrático, unitario, apolítico y reivindicativo, también se considera un sindicato de concertación “frente a la confrontación permanente”, con “el diálogo como camino más seguro y efectivo para conseguir nuestros fines”.

Así lo considera también el propio Antonio Pérez Rodríguez, secretario general de FETICO: “La relación con la empresa y otros sindicatos es muy buena porque quiero negociar con ellos para llegar a buenos acuerdos. La relación de FETICO es tan extraordinaria que jamás nos metemos con ningún sindicato ni con ninguna empresa. Nuestro modelo sindical, a mucha honra, no es un modelo de confrontación porque eso solo lleva al cierre patronal y a que la gente se tenga que buscar la vida haciéndose una cooperativa”, explica el líder sindical. Pese a lo expresado por Pérez, tanto en las redes sociales de FETICO como en la web del sindicato y en el propio Twitter de su actual secretario general se pueden encontrar ataques a FASGA, CCOO y UGT, sus principales rivales electorales.

El secretario general también rechaza las acusaciones de que su sindicato es un instrumento de la empresa: “Los trabajadores han apoyado a FETICO en un voto libre, secreto y directo. Decir que las elecciones están compradas es ridículo en el siglo XXI. Hay que ser muy respetuoso” con lo que vota la plantilla, defiende el sindicalista. El mayor cargo de FETICO también considera ridículo “decir que hay un sindicato que no hace nada. Mercantilmente es ridículo decir que somos la propia empresa. FETICO opera en 200 empresas. ¿De qué empresa somos?”, se pregunta Antonio Pérez.

Preguntado por las acusaciones de trabajadores de CNT de El Puerto de Santa María, Pérez afirma no recordar “ningún sitio donde esté CNT con FETICO. Me llega que los trabajadores de El Puerto de Santa María son de CGT, no de CNT, y son exsindicalistas de UGT”. La Marea ha contactado con varios militantes de CNT, no de CGT, como erróneamente defiende el secretario general de FETICO. Tampoco provienen de UGT. Pérez destaca la  buena sintonía con el resto de sindicatos pero reconoce que “puede haber sindicalistas con las que la relación no sea tan buena”.

Enlace original

Print Friendly, PDF & Email

Únete al debate

avatar
  Sigue el debate:  
Notificarme vía email si hay