La siniestralidad no entiende de ajustes: 396 PERSONAS HAN MUERTO EN EL TRABAJO EN LO QUE VA DE AÑO


El 29 de noviembre un hombre de 47 años perdió la vida en Galicia mientras recogía percebes en el municipio coruñés de Arteixo. Actividades laborales como la extracción de percebes donde bate el mar exigen unas condiciones físicas óptimas, por lo que los mariscadores que se jubilan a los 65 años reclaman poder hacerlo antes, por lo menos a los 60 años y con una pensión digna. La peligrosidad, el furtivismo, la poca vigilancia y la crisis que ha hecho bajar los precios hacen de esta profesión una lucha para ganarse la vida.

La peligrosidad de las profesiones vinculadas con el mar explica porqué Galicia se sitúa año tras año entre las comunidades autónomas con un mayor número de incidentes graves y de muertes por accidente laboral en España. En las últimas estadísticas del Ministerio de Trabajo e Inmigración, que abarcan de septiembre de 2010 hasta el mes de setiembre de 2011, Andalucía ocupa el primer lugar con 78 accidentes mortales y 991 graves, seguida de Cataluña, Comunidad de Madrid y Galicia. En el otro extremo, comunidades como La Rioja, Cantabria, Baleares o Navarra son las que menos muertes y accidentes graves se registran.

Desde enero hasta septiembre de 2011 han perecido un total de 396 personas en sus puestos de trabajo, 3.271 han sufrido accidentes graves y se registraron más de 380.000 incidentes clasificados como leves y que causaron baja. A estas cifras hay que añadir las de los trabajadores accidentados mientras se desplazaban hasta su puesto de trabajo, lo que se conoce como in itínere y que suman 119 accidentes mortales, 756 graves y más de 48.000 leves. Aún habría que añadir los más de 576.000 accidentes laborales que no supusieron baja para el trabajador.

2.700 accidentes cada día OBRAS DEL TAV. Al menos cinco personas han fallecido en las obras del tren de alta velocidad en la “Y” vasca. Independientemente de su mayor o menor gravedad, la suma hace más de un millón de accidentes laborales al año, lo que da una media de más de 2.700 accidentes diarios. Bien es cierto que la mayoría de ellos son leves y muchos ni tan siquiera ocasionaron bajas. Pero si sólo hiciéramos caso a las cifras, y las comparáramos con las de los años precedentes se puede llegar a la conclusión de que la situación ha mejorado, porque en todos o casi todos los tipos de accidente laboral la siniestralidad ha disminuido. Por ejemplo los accidentes mortales durante la jornada laboral bajaron un 7,5% entre enero y septiembre respecto al mismo período de 2010. Sin embargo, el desempleo aumenta y el número de accidentes laborales sigue siendo elevado pese a que sectores como el de la construcción, en el que más accidentes graves y mortales se registran, se han visto muy paralizados por la crisis.

Este sector laboral es donde más disminuyeron los accidentes –el 19,8%–, y se han producido 94 fallecidos, un 13% menos respecto a 2010. Sin embargo, las causas persisten. Tan solo en octubre, un total de 21 trabajadores fallecieron por accidente laboral en los sectores de la construcción, madera y materiales, según los datos registrados por la Federación Estatal de Construcción, Madera y Afines de CC OO. En concreto, 19 de estos accidentes mortales se produjeron en obras de construcción y dos en el sector de la madera; además, otros 24 trabajadores resultaron heridos de gravedad.

Profesiones de riesgo

Existen profesiones como las de la construcción, los faenadores de la mar o la minería en las que los accidentes graves y mortales parecen no remitir pese a las denuncias de sindicatos y empleados. En el sector de la minería, el último accidente mortal tuvo lugar el pasado 22 de noviembre, cuando un hombre de 35 años perdió la vida en Asturias tras resultar atropellado por un vehículo mientras trabajaba en el interior de la mina de oro de Carlés, en el concejo de Salas. La responsable de Salud Laboral de UGT, Esther Alonso, alertó recientemente sobre el aumento “alarmante” de la siniestralidad laboral en esta comunidad.

Alonso señaló que los accidentes graves “se han incrementado en un cien por cien”, y desde su punto de vista “hay un claro incumplimiento de la ley”. La sindicalista reclamó que “la inspección de trabajo actúe de forma preventiva, no sólo cuando un trabajador se muere, y que la Fiscalía pida penas, que no compensen el incumplimiento de la ley”. A su juicio, “los empresarios están ahorrando en medidas de seguridad, porque para ellos la prevención es un gasto evitable”.

En el informe Análisis de la mortalidad por accidente de trabajo en España elaborado en 2009 por el Ministerio de Trabajo e Inmigración, mostraba el componente multicausal de los accidentes de trabajo mortales. Las causas pueden agruparse en distintos bloques y de todos ellos, el de las deficiencias ligadas a la organización del trabajo no sólo son las más frecuentes, sino que aparecen en casi la totalidad de los accidentes investigados, de modo que en el informe se afirma que una adecuada organización habría evitado el 96,3 % de las muertes. Le sigue una inadecuada gestión de la prevención, presente en el 81,7% de los accidentes. Ambos bloques están aumentando su frecuencia en los accidentes investigados.

Sin embargo, según los datos del Ministerio Fiscal en su lucha contra las negligencias empresariales, la persecución de este tipo de delitos ha aumentado en los últimos años. En 2010 se presentaron un total de 859 escritos de acusación ante los tribunales para perseguir estos crímenes, lo que representa un 145,4% más que el total de los 350 presentados en 2006.

Clasismo laboral

Uno de los sectores donde si bien los accidentes mortales son raros pero en el que abundan las llamadas enfermedades profesionales es el de la limpieza. Las trabajadoras, ya que esencialmente es una labor hecha por mujeres, se sienten maltratadas y no respetadas, y denuncian el trato que reciben por parte de las mutuas, que las derivan a médicos de cabecera y no les reconocen las llamadas enfermedades profesionales ocasionadas por su trabajo, como el síndrome de túnel carpiano o las tendinitis. “El de la limpieza es el sector con más mobbing, con abusos que van de las modificaciones laborales, a la sobrecarga de trabajo, el acoso y los contratos fraudulentos”, comenta Jonatan Gallego del sindicato CGT de Limpieza.

“No se respeta a las mujeres, hay un marcado clasismo por parte de clientes y empresarios” comenta Mari Carmen Fabón secretaria general del sindicato CGT de Limpieza de Barcelona. Fabón explica el caso de una trabajadora que tuvo que ser ingresada en diversas ocasiones fruto de una alergia por una inadecuada preparación del lugar de trabajo por parte de la empresa. “La Ley de Prevención de Riesgo obliga a las empresas a adecuar el lugar de trabajo, pero no hay un control real”. Fabón lamenta que el caso de esta trabajadora no sea un hecho aislado, sino recurrente, lo que demuestra la despreocupación por parte de los empresarios.

http://www.diagonalperiodico.net/la-siniestralidad-no-entiende-de.html

Print Friendly, PDF & Email
Anterior Obreros lusos trabajan en Galicia con salarios de 2,8 euros la hora
Siguiente Estudio de CC.OO: Más del 70% de los empleados de centros de menores tiene problemas de salud por la exigencia emocional de su trabajo

Comentarios

Sé el primero en comentar

Normas de participación:

En abusospatronales.es no nos hacemos responsables de los contenidos de los comentarios. El usuario es responsable de la totalidad de las manifestaciones en Internet igual que en cualquier otro lugar. Los comentarios no tienen por qué corresponderse necesariamente con nuestra opinión. Los comentarios serán moderados y necesitaran la aprobación del equipo. Nos reservamos el derecho de suprimir referencias a personas concretas, insultos o amenazas, así como el derecho a no aceptar determinados comentarios -o parte de ellos- por el incumplimiento de las normas que exponemos a continuación. Lee las normas aquí. Lee también Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

.
Notificarme vía email si hay
avatar
wpDiscuz