Reconocen a un cartero incapacidad por silicosis contraída cuando era cantero


Los tribunales han reconocido a un cartero municipal, que entregaba las notificaciones del Ayuntamiento de Arrasate (Gipuzkoa), una incapacidad permanente total a raíz de la silicosis que contrajo años atrás cuando trabajaba para una cantera de esta localidad.
Este reconocimiento es fruto de un largo proceso jurídico, que comenzó en 2009 con una sentencia en la que el Juzgado de lo Social número 1 de Eibar reconoció al afectado esta incapacidad, con derecho a percibir una pensión vitalicia mensual por importe del 55% de su base reguladora de 1.994 euros, y condenó a la mutua correspondiente al pago de las prestaciones.
A pesar de ello, el perjudicado presentó una demanda para reclamar la responsabilidad civil de la cantera, a raíz de la enfermedad profesional contraída en sus instalaciones. El mismo Juzgado de Eibar falló nuevamente en su favor a finales del año pasado y condenó a la cantera a abonarle una indemnización de 50.000 euros en concepto de daños y perjuicios.
No obstante, el trabajador recurrió esta decisión ante el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco con el objetivo de ver aumentada esta compensación si bien, en una reciente sentencia a la que hoy ha tenido acceso EFE, el TSJPV confirma la resolución del Juzgado de Eibar y mantiene la compensación inicial de 50.000 euros para el afectado.
La resolución del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco recuerda que el operario, que actualmente tiene 44 años, trabajó en la cantera entre 1990 y 1996, período durante el que llevó a cabo distintas labores como peón y oficial de segunda, en puestos como barrenista, perforista, control de machacadora, recogida de áridos y conductor de una máquina, tras lo que abandonó la empresa cuando contaba con 28 años para desempeñar funciones como “funcionario notificador” para el Ayuntamiento de Arrasate.
La sentencia precisa que, “durante todo el tiempo que duró su relación laboral” con la cantera, el perjudicado, que ha sido defendido en este proceso por el letrado Desiderio Torres, “estuvo durante toda su jornada laboral permanentemente expuesto de forma masiva al polvo de sílice”.
El escrito judicial concreta que, en mayo de 2002, el operario inició una “clínica broncopulmonar” que le llevó a ser ingresado en el Hospital Txagorritxu de Vitoria cuando tenía 34 años.

http://www.diariovasco.com/agencias/20120425/local/reconocen-cartero-incapacidad-silicosis-contraida_201204251750.html

Print Friendly, PDF & Email

Únete al debate

avatar
  Sigue el debate:  
Notificarme vía email si hay