Se escapó del corralito argentino y encontró otro


Inés Zapata (35 años) salió de su Buenos Aires natal para “conocer mundo” y se escapó, por poco, del corralito que asoló la economía de su país. Un tiempo después, ya en España, se topó de bruces con una realidad que, aunque pueda parecer similar, no tiene nada que ver. “Aquí la gente estaba acostumbrada a un nivel de vida muy alto. No he visto nada igual ni en mi país ni en los ocho años que viví en Italia. Esto no es ni la cuarta parte de lo que fue Argentina en los ’80”, asegura.

Desde que llegó a Almería, hace ya dos años, Inés ha trabajado en todo tipo de empresas. “Primero vendí tarjetas de crédito, luego trabajé en un restaurante de tapas, en una empresa de importación y exportación hortofrutícola, como teleoperadora…”. A ella no le asusta trabajar. Aprende rápido y se adapta con facilidad a cualquier ambiente, pero desde septiembre no es capaz de encontrar ningún empleo. “No sé qué pasa. Últimamente no llego a la segunda etapa. Es imposible encontrar nada”.

De las empresas andaluzas y, por extensión, de las almerienses, critica la “falta de legalidad”. Su queja no se limita a ningún sector en concreto, todos van a la par. “Te hacen un contrato de 4 horas y trabajas 8, no pagan las extras, bajan los sueldos cuando quieren…”. La hostelería se lleva la peor parte porque a las cada vez peores condiciones contractuales se suma la “falta de respeto de los clientes. Al menos en otros trabajos como el de teleoperadora te cuelgan o te insultan, pero no lo hacen a la cara”.

Su “suerte” es no tener cargos. En Argentina tiene un pequeño terreno al que siempre podrá volver, pero de momento prefiere “sobrevivir” aquí. “Esto no me asusta”. Ahora busca trabajo como community manager de redes sociales.

http://www.elalmeria.es/article/almeria/1182437/se/escapo/corralito/argentino/y/encontro/otro.html

Print Friendly, PDF & Email

Únete al debate

avatar
  Sigue el debate:  
Notificarme vía email si hay