Quiero hablarles de un bar que se encuentra en la Avenida Albufera de Madrid.

Un día me llama una chica para realizar una prueba ya que había visto mi cv en una página de anuncios y les gustó mi perfil, me dijeron si podía realizar una prueba ese mismo día por la tarde, a lo cual acepté sin meditarlo ya que estoy buscando trabajo activamente. Al preguntar por las condiciones de trabajo (horario, salario…) me dijo que ya me las comentaría después de pasar la prueba. Al preguntarle si la prueba se paga me dijo que sí, que me pagaría todas las horas que hiciera.

Cuando fui al bar me dijeron que preguntara por el supuesto jefe; de por sí me dio muy mala espina la poca profesionalidad y dejadez pero, en fin… comencé la prueba.

La cocina era minúscula, todo manga por hombro, desorganizada y poco higiénica; la cocinera iba a su bola y me dice que en caso de quedarme en el puesto tendría que estar 15 días sin darme el alta en la Seguridad Social, según ella eso lo hacen todas las empresas y es legal, que podía preguntarle a un abogado si quería. Al escuchar esto deduje que era un empresa de poco fiar. A parte que el supuesto jefe era una persona muy borde que se dirigía a mí como si fuese su esclavo de toda la vida. Al final le dije que no me veía en ese puesto y que como hablamos por teléfono me pagara las horas que había trabajado, a lo cual él me dice que las pruebas no se pagan y que si quería “que vaya a un abogado” (parece que es una frase comodín en esa empresa). Le comenté que la chica que me llamó, me dijo que la prueba se pagaba y que por eso acepté. El tipo de una forma chulesca me dice que no piensa pagar y que me vaya a un abogado. Por suerte no estuve más de tres horas ya que no me gustó el ambiente, lo dejé pasar y me fui.

Tengan mucho cuidado con este tipo de explotadores que quieren levantar su negocio y hacerse ricos a costa de nuestro sudor y de pruebas gratis.