Universitat de València, marca blanca de Mercadona

Comunicado de prensa de CGT-PV Sección Universitat de València, Col·lectiu InDocentia y Bloc D’Estudiants Agermanats


El martes 2 octubre de 2018, el Consejo de Gobierno de la Universidad de Valencia (UV) decidió nombrar doctor “honoris causa” a Juan Roig, presidente de Mercadona. Somos muchos y muchas los que nos preguntamos -profesorado, personal de administración y servicios, estudiantes- cuáles son los motivos de una decisión como esta. En un momento como el actual, en el que las universidades se encuentran en primer plano de los medios de comunicación por prácticas delictivas ligadas al mundo de la política y de los negocios, nos parece imprescindible mantener a la universidad alejada de estas lógicas de circulación de poder político e intereses mercantiles y económicos.

Nombrar doctor “honoris causa” a un hombre de negocios implica asumir el historial que acumula en su biografía como empresario. En el caso de la empresa Mercadona, una sencilla búsqueda en las hemerotecas muestra algunas prácticas reñidas con la excelencia ética que, supuestamente, debe acumular quien aspire a un reconocimiento como es el de doctor “honoris causa”.

Mercadona ha aparecido frecuentemente en los medios de comunicación y en diversas sentencias judiciales por malas prácticas en diferentes campos:

Política laboral: despidos improcedentes; política antisindical; presión extrema sobre la plantilla, que ocasiona problemas de salud laboral muy por encima de la media del sector (11.754 bajas entre 2010-2014), -ello pese a las dificultades para obtener la baja laboral que impone la empresa-. Presión extrema también sobre proveedores o acoso sexual, como atestigua la condena a Mercadona como responsable civil subsidiaria de dos casos de acoso en 2015.

-Política comercial y medioambiental: por citar un ejemplo, Incarlopsa, el matadero que trabaja para Mercadona recibió una sentencia judicial del Tribunal Superior de Justicia de Castilla La Mancha que avala maltrato animal al no sedar a los animales sacrificados y mantener así el ritmo de la cadena de montaje que elimina 3230 cerdos cada ocho horas. En el terreno medioambiental, diversas organizaciones agrarias y ganaderas (entre ellas la Asociación Valenciana de Agricultores, AVA) critican a la empresa por vender debajo del coste de producción, señalando los efectos devastadores en el sector agrícola y ganadero (que favorecen el abandono de estos sectores productivos). La presión a los proveedores y la apuesta por el consumo barato (a costa de lo que sea) provoca situaciones muy preocupantes desde criterios de sostenibilidad ecológica.

-Política financiero-urbanística: miembros de la familia de Juan Roig participan en operaciones muy rentables, ligadas a la compra de terrenos en el PAI del Grao, pero asociadas a los intereses inmobiliarios y especulativos que tanta mala reputación han traído a las instituciones valencianas.

-Inclinaciones ideológicas: las declaraciones de Juan Roig sobre la necesidad de disminuir el sector público: “cuanto menos sector público, mejor” o su apelación a la “cultura del esfuerzo” entendida como “trabajar como chinos para seguir viviendo como españoles” ilustran con claridad la posición de la tercera fortuna del país.

Asimismo, fue citado en 2014 como testigo en la causa que investiga la presunta contabilidad B del PP por la donación de100.000€ a FAES, la fundación de estudios sociales del PP. Sería deseable que la universidad no premiase un posicionamiento político tan evidente.

Podríamos añadir otras prácticas cuestionables, pero no es este el lugar para analizar a fondo el funcionamiento empresarial de Mercadona. Nuestra intención es aportar información para reforzar la idea de que es importante que la universidad se oponga al tipo de prácticas anteriores perpetradas en el mundo de los negocios.

Por ceñirnos a los méritos alegados por la Universidad de Valencia en su web que justifican el nombramiento, evidentemente, no es el prestigio académico lo que caracteriza a Juan Roig. Se argumenta que son los méritos sociales los que le hacen acreedor de esta distinción: la creación de una escuela de empresarios -EDEM-; la propiedad de un fondo de inversión -“Angels Capital”- y de una lanzadera de empresas que selecciona empresas para lanzar al mercado. Asimismo, se añade su actividad filantrópica -que, por otra parte, ya le reporta suficientes beneficios fiscales y económicos-. Quizá estos méritos en el mundo de los negocios puedan obtener un reconocimiento de la Cámara de Comercio o de otras instituciones empresariales. Sin embargo, nos parecen absolutamente insuficientes para un reconocimiento universitario.

Consideramos, finalmente, que la UV debería evitar otorgar un reconocimiento a una persona que ha estado en estrecha relación con las autoridades académicas y con otros miembros con posiciones de poder en la estructura de la Universidad. Estas relaciones endogámicas pueden verse marcadas por las relaciones de amistad, las redes de influencia y la devolución de favores. Juan Roig ha ocupado durante años el cargo de Presidente en la cátedra de empresa de la UV; ha tenido relación con los directores de departamento, ha obtenido el reconocimiento por parte de la UV de los títulos de Grado que se imparten en su escuela de empresa EDEM, entre otras relaciones. Con estos precedentes, queda en entredicho si el reconocimiento del “honoris causa” se ha producido por méritos propios o gracias a su capacidad de influencia.

Por añadidura, en esta lógica de devolución de favores, y aunque no hay una confirmación documental dada la difusión limitada de este tipo de informaciones, en 2013, fue vox populi el hecho de que Juan Roig utilizó su influencia para que la UV accediese a prestamos del sistema bancario, que tuvieron que activarse en los años de crisis en los que el PP no entregaba, o entregaba tarde, los fondos para pagar las nóminas del personal de la UV.

Por otra parte, el procedimiento de su nombramiento como doctor “honoris causa” adolece de participación democrática real por parte de la comunidad universitaria y, además, descuida absolutamente la cuestión de género: se nombraron 5 doctores Honoris Causa en el acto del 2 de octubre, todos varones. Incluso entre los méritos que encabezan la propuesta de Juan Roig figuraba de forma destacada el papel de la Fundación que preside su mujer, Hortensia Herrero.

Hay que apuntar que la actual rectora, Mavi Mestre, la primera mujer rectora en la UV, abanderó el género como argumento principal en su campaña electoral. Ahora, sin embargo, parece impotente o sin interés real por avanzar en la igualdad.

Evidentemente, cada uno de los motivos recogidos en este escrito hubiera sido suficiente para que el equipo rectoral paralizase el nombramiento y hubiera abierto a la comunidad universitaria una decisión tan importante. Nos parece definitivamente injustificado que una persona vinculada a prácticas censurables del mundo de los negocios nos represente con el máximo título que otorga la UV. Por ello, pedimos a través de este escrito la reconsideración del nombramiento y una explicación detallada a toda la comunidad universitaria de los motivos que lo han impulsado.

CGT-PV Secció Universitat de València// Col·lectiu InDocentia// Bloc D’Estudiants Agermanats

Enlace al comunicado en valenciano

Enlace al comunicado en castellano

 

Print Friendly, PDF & Email

Únete al debate

avatar
  Sigue el debate:  
Notificarme vía email si hay